Ir a contenido

Mes de premios

ÓSCAR LÓPEZ

Para muchos autores, el premio ahora es que te publiquen

Entre el Nobel de Literatura y el Planeta, reconozco que siempre que llega octubre me da por pensar en los premios literarios. A fin de cuentas estamos en el país más premiador del mundo, donde no hay pueblo o escuela que no tenga el suyo. Pero desde que la crisis económica entró a degüello en el mundillo editorial, la impresión es que, salvo excepciones, quedar ganador ya no es garantía de éxito. Claro que no siempre fue así. Quienes llevamos tiempo en esto, sabemos que José Manuel Lara Hernández logró que muchos lectores ocasionales entraran en las librerías y pidieran el Premio Planeta sin saber siquiera quién era el autor de la novela. Llegaba el momento Nobel de literatura, y las editoriales se tiraban de cabeza a los ansiolíticos a la espera del veredicto. Contar en tu catálogo con alguna obra del premiado, aunque fuera un absoluto desconocido, mejoraba la cuenta de resultados. Y lo mismo podríamos decir del Nadal, el Ateneo de Sevilla o el Nacional.

Pero aquella bonanza premiadora está en horas bajas. Les propongo un juego. Breve y sin dotación, claro. ¿A que no recuerdan quién logró el premio Alfaguara de 2014, el Planeta de 2013, o el nombre del que se colgó el medallón de oro y el millón de euros del Nobel de 2012? No se depriman, probablemente ni un solo periodista cultural, entre los que me incluyo, haría un pleno. Por si sienten curiosidad, les diré que, por orden, los premiados fueron Jorge Franco con El mundo de afueraClara Sánchez con El cielo ha vuelto y el autor chino Mo Yan. No resulta extraño pues, que las dotaciones en lugar de incrementarse hayan ido a menudo a la baja, y que para bastantes escritores, salvo para aquellos que inician su carrera, lo de ver en su obra una faja citando tal o cual galardón, salvo que sea uno de los de mayor cuantía económica, haya dejado de ser la salvación.

Hagan un repaso por las listas de libros más vendidos de los últimos años y tendrán una prueba. Pero además, tal y como están las cosas, hoy en día para muchos autores lo importante es lograr que les publiquen. Ese es el premio, aunque sea un premio de consolación.

0 Comentarios
cargando