Ir a contenido

La rueda

El soberanismo ya ha ganado

Enric Marín

No ha habido el menor intento de convencer o seducir. Ninguna oferta atractiva. Solo la estrategia del miedo

Sin conocer los resultados electorales del próximo domingo podemos afirmar que el soberanismo ya ha ganado. Incluso en el caso de que el independentismo no llegue al 50% de los votos emitidos. Todo cambio político profundo tiene un tiempo de maduración lento y no se consolida sin un desplazamiento de la hegemonía ideológica y cultural. El movimiento soberanista catalán levantó el vuelo con la normalización y renovación del discurso independentista y tomó impulso definitivo con la sentencia del TC del 2010. Desde ese momento ya no ha tenido freno un doble proceso de incremento sostenido de capacidad de autoorganización y de musculación ideológica del independentismo. A estas alturas, ya nadie puede decir que se trata de un suflé que ha emergido de forma inesperada.

Sin embargo, la reacción de los poderes del Estado ha sido insólitamente tardía y torpe. Durante años se prefirió menospreciar o ignorar los hechos. Y la campaña electoral que está a punto de terminar es la demostración definitiva de la miopía del sistema político-mediático radicado en Madrid. Primero se negó el carácter plebiscitario de las elecciones, pero inmediatamente se ha hecho campaña por el no en medio mundo. Pero lo más relevante es que no ha habido el más mínimo intento de seducir o convencer. Ninguna oferta atractiva. Estrategia del miedo y punto. El resultado era previsible: la campaña ha hecho el proyecto nacional español menos atractivo, y la hegemonía social del independentismo aún más robusta.

El resultado del 27-S fijará relaciones de fuerzas y determinará ritmos políticos, pero en ningún caso podrá ser leído como una derrota del soberanismo. El decantamiento ideológico y cultural del catalanismo ya es un hecho y, en consecuencia, el debate soberanista presidirá la política catalana de los próximos años.

0 Comentarios
cargando