08 ago 2020

Ir a contenido

Con él llegó el escándalo

Toni Aira

¿Existe la 'nueva política'? ¿O cuando hablamos de este concepto aplicado a partidos como Podemos o Ciudadanos, básicamente de lo que estamos hablando es de una nueva y más eficaz manera de comunicar? En los próximos tiempos, con los desenlaces electorales en Catalunya y en España lo podremos ver más claramente. En las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo, estos partidos se tuvieron que empezar a mojar. Ahora les podría llegar la definitiva. Pero de momento aguantan bien el reto. El descrédito de los otros aún les da margen de confianza a ojos de muchos ciudadanos con ganas de creer en un cambio real. Y de ahí que, por ejemplo, en Ciutadans se acentúe siempre "una manera diferente de hacer política". Hasta el punto de que el máximo responsable de comunicación del partido, Fernando de Páramo, aproveche sus gustos de consumo televisivo para dejar claro que él tiene vida más allá de la política, y que de hecho la busca tanto como puede en los pocos espacios vacíos que le deja la agitada agenda de Albert Rivera.

Si hay alguna serie que se escape de la consigna que él se autoimpone a la hora de evitar consumo de ficción política, esta es la norteamericana 'Scandal', en la que el personaje de la protagonista, interpretado por la actriz Kerry Washington, está basado parcialmente en Judy Smith, jefa de prensa de la administración de George Bush padre y que además es coproductora ejecutiva de la serie. La ficción se centra en la agencia de control de crisis de Olivia Pope, Olivia Pope & Associates, y en su personal. Pero también gira mucho alrededor del equipo de la Casa Blanca, con tres personajes destacados: el presidente de los Estados Unidos, Fitzgerald Grant III; su jefe de gabinete, Cyrus Beene, y la primera dama, Mellie Grant.

Escándalo. Como cuando Albert Rivera se presentó en sociedad con un cartel donde aparecía desnudo de pies a cabeza, en la carrera por las elecciones catalanas del 2006. ¿Con él llegó el escándalo? Seguramente no del todo en una sociedad bastante curada de espanto. Pero con él sí, seguro, llegó Ciutadans al Parlament, y de aquella semilla, la posibilidad actual de tener un papel relevante en la política española.

De Páramo, el secretario de comunicación de Ciudadanos, es un hombre de la máxima confianza de Albert Rivera, que a la vez es evidente que confía mucho en el factor mediático y que se lo toma en serio. Dicen que está más en los platós televisivos que en la calle, pero a él no le importa demasiado que se lo digan. De hecho, a menudo podemos ver a De Páramo junto al líder, en actos de partido. No se esconden. El responsable de comunicación es una pieza clave para la organización. ¿Y eso quiere decir que se ha formado específicamente para las funciones que asume? No. De hecho, cuando él dice que no ve series políticas, destaca: "Lo tengo prohibido, porque intento desconectar de la política cuando tengo tiempo libre (muy poco por cierto) o entre tren y avión". ¿Y por qué? Lo vemos con la elección de sus dos series de referencia, "con personajes que se dedican a sus trabajos sin ser estrictamente profesionales de aquello". Dice que se identifica con este factor autodidacta y de aprendizaje por la vía práctica.

INTUICIÓN Y SENTIDO COMÚN

Primero destaca la serie 'Castle', cuyo personaje principal, del mismo nombre, es un escritor que colabora con el FBI. De él destaca "el sentido del humor y la intuición", dos atributos que considera que son importantes en política. Y en segundo lugar se reconoce seguidor de 'Mentes criminales'. Para él, el personaje clave es Spencer Reid, un licenciado en Psicología, Sociología y doctor en Filosofía, que resuelve crímenes "aplicando el sentido común de otras disciplinas", cosa que en política, dice, "es algo muy necesario".

Asegura aplicar en su trabajo estas características de sus personajes de ficción de referencia, y también una agilidad y una velocidad de movimientos que considera que es propia de una nueva generación que pide paso. Como cuando un dirigente popular se refirió a Rivera como "Naranjito" y rápidamente De Páramo imprimió en un papel grande la popular mascota del Mundial del 82, fotografió a su líder con ella y 'viralizó' la imagen a través de las redes sociales. Siempre a la que salta.