La rueda

Las elecciones más abiertas

Con todo lo que nos jugamos, ¿alguien cree que la mejor opción es no ir a votar el 27-S?

1
Se lee en minutos

Desde que se confirmase la fecha de las elecciones catalanas, no se podrá decir que estas no sean las más abiertas imaginables de toda la democracia. Y no lo digo tanto por la lectura que algunos pretenden hacer de ellas como por los propios actores de la cita electoral.

La lista de Junts pel Sí aúna casi en exclusiva el delirio político que padecemos desde hace cinco años. El candidato de consenso entre ERC y Convergència es el número uno, pero no el presidenciable, ya que el que lo es se esconde en el número cuatro, y el vicepresidenciable, en el cinco. Aunque Romeva declaró que la encabezaba como presidenciable, para sorpresa mayúscula de Mas y Junqueras, que pensaban tenerlo todo atadito desde sus discretos puestos. La sesión de reanimación del procés.

En Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell fija como prioridades de su propuesta electoral el eje social frente a la cuestión de la independencia, algo que recuerda mucho a la campaña de Colau. Ni palabra antes de las elecciones sobre esa cuestión, pero tras ellas, con un posicionamiento claro a favor. Y es que eso de hablar de que ambos fueran a votar sí-sí en el referéndum-protesta independentista del 9-N, estando en período electoral no toca.

Noticias relacionadas

El PSC, que se presenta como opción no independentista, estos días vota en diversos ayuntamientos catalanes su adhesión a la Associació de Municipis per la  Independència con idéntico fervor que en la toma del báculo de mando municipal. El PPC nombra sorpresivamente como presidenciable a un Xavier García Albiol que en pocos días se convierte en el inesperado coprotagonista de la precampaña electoral; algunos ya empiezan a hablar del efecto Albiol.

Con todo lo que nos jugamos en estas elecciones y tras estos largos años de desgobierno, ¿todavía piensan que la mejor opción es no ir a votar?