Ir a contenido

La rueda

Las elecciones del Barça: poco a elegir

Joan Subirats

Gane quien gane, no pueden esperarse grandes cambios de orientación en el club

La atención mediática que han recibido las elecciones del Barça se corresponde poco con la falta de debate sobre los temas de fondo que aquejan al fútbol profesional y a los intereses que mueve un club como el azulgrana. No parece que podamos hablar de debates de fondo ni de verdaderos dilemas que permitan imaginar que tras las elecciones de hoy, sea cual sea el resultado, los cambios en orientación y funcionamiento van a ser destacables. Ha habido más chismorreo que polémicas sustantivas.

Se me dirá, con razón, que la onda de éxito en la que se mueve el club tras el triplete no propicia grandes debates sobre lo deportivo. Pero ello no debería ser óbice para que salieran otros temas de más calado sobre organización del club, relaciones con los socios o sobre el papel de una entidad deportiva como el Barça en una ciudad que (como diría Nuñez) lleva el mismo nombre que el club. Tanto Catalunya como Barcelona atraviesan un momento de indudable transformación, con grandes debates sobre estructura económica, dignidad de las personas o justicia social. No creo que nadie se atreva a decir que eso sería politizar el tema, cuando, como refleja la foto de los candidatos apoyando el proceso independentista, el Barça ha estado y sigue estando fuertemente utilizado cuando políticamente ha convenido que lo estuviera.

El único tema que ha permitido salir de la atonía general ha sido el de Catar. Y al final el debate, este sí importante, ha girado en cómo lograr los mismos millones con menos contradicciones. Todo vale si se aseguran éxitos y espectáculo. No parece que haya muchas opciones en el nivel en que se mueve el Barça. Quizá mi creciente desconexión emocional con la forma en que funciona el club me lleva a pensar que el hecho de que el Barça sea un club de socios no parece diferenciarlo mucho de una sociedad anónima.

0 Comentarios
cargando