La rueda

¿Se puede recuperar la confianza?

1
Se lee en minutos

De la fragilidad con la que se pasa del reconocimiento al desprestigio sabemos mucho los autónomos. Vivimos bajo un examen de aptitud permanente. Sin más red de seguridad que la de saber medir bien las herramientas de las que dispones, del renovar día a día la confianza y asumir que la factura de los errores siempre viene con recargo. La crónica de la actualidad política de estos días carece de ese espíritu y parte de su desprestigio social pende de los casos de corrupción descubiertos, pero también del actuar de sus protagonistas.

El desenlace de la crisis griega está cerca. Se cumplió el dicho griego de una montaña se puso de parto y nació un ratón. Esto es, mucho ruido y pocas nueces las de Tsipras. Este miércoles deben de aprobarse las reformas relativas al incremento del IRPF e IVA, la reforma de las pensiones, la reducción del gasto militar y un amplio programa de privatizaciones. Esas decisiones se someterán a aprobación en el Parlamento o se convocarán elecciones anticipadas. El voluntarismo político de Tsipras será examinado con escepticismo por el Eurogrupo que ha perdido toda confianza en él. El referéndum y las tácticas erróneas de negociación son el lastre de Tsipras, de quien hoy la prensa griega hablaba como el frustrado aspirante «a ser Don Quijote».

Noticias relacionadas

Y es que el exceso de arrogancia, la irresponsabilidad y la falta de confianza son también letales en política. Y las historias épicas de ese nacionalismo del fuimos, somos y seremos aquello que nos propongamos ser topan, casi siempre, con los muros de la realidad que nos rodea y las complicidades tejidas.

Algunos en Catalunya deberían tomar nota de que en Europa nadie quiere complicaciones, que lo lógico se impone a lo onírico. Ideas peregrinas como la lista sin políticos ahonda más en la ya desprestigiada política.