20 oct 2020

Ir a contenido

La buena noticia será el acuerdo

Sílvia Cóppulo

Habrá una única cumbre a todo o nada. Y confío en que será a todo porque, a pesar del ruido amplificado, la imagen va cogiendo nitidez. Si la semana pasada Òmnium avanzaba una encuesta donde se hacía patente que, si había una lista unitaria, las fuerzas independentistas ganaban de largo, mañana un periódico publicará otra, donde concluye lo mismo. 

Que el resultado crece de 4 a 6 puntos si entidades y partidos por la independencia van juntos. La fecha máxima para convocar elecciones es el 3 de agosto. Faltan muy pocos días. Y a fe que seguramente hasta el último minuto o el minuto después, las discusiones serán mediterráneas. Debe de ser cosa de las oleadas. Pero las dudas se desvanecen.

Desde la conferencia del presidente Mas del mes pasado en Molins de Rei, ahora más que nunca se habla de las elecciones en clave plebiscitaria. Y si las posiciones del 'sí, sí', que ahora serán las de estar a favor de la independencia, están cada vez más claras, las del no a la independencia, también. Unió se ha ido de la federación. Ciutadans, en voz de su presidente, dice que está dispuesto a intentar hacer un gobierno el 28 de septiembre que ahora decimos unionista, con el PSC también y el PP.

Y a fe que las cosas van hacia aquí. Si primero veíamos como el PSC quitaba de su programa electoral el derecho a decidir, ahora su presidente, el alcalde de Lleida, que hace un tiempo abandonaba el Parlament de Catalunya justamente porque defendía poder decidir el futuro político de Catalunya, pacta con Ciutadans a la Paeria. La buena noticia es que falta poco. La mejor será el acuerdo.