25 sep 2020

Ir a contenido

Editorial

La izquierda alternativa pacta en Catalunya

Las candidaturas que se presentarán a las elecciones catalanas del 27 de septiembre van tomando cuerpo. A falta de saber cuál será la fórmula que logrará articular Artur Mas para tratar de repetir victoria y forzar la lectura de los resultados como un plebiscito sobre la independencia, otros se mueven en distinta dirección. La izquierda alternativa, sin desdeñar el ineludible debate sobre el futuro de Catalunya y defendiendo el derecho a decidir, abre el objetivo para poner el eje social en primer término de la campaña. Ya ocurrió en las pasadas elecciones municipales con la fórmula que aupó a Ada Colau a la alcadía de Barcelona. Ayer, Podemos e ICV dieron pasos firmes para presentarse el 27-S con una candidatura común, que tiene voluntad de mantenerse en las próximas elecciones generales. El Barómetro del GESOP publicado por este diario el pasado jueves indicaba que esta fórmula electoral está en condiciones de disputar el primer puesto a la lista que impulsen Mas y Convergència.

Además del acuerdo programático, el pacto ha sido posible por la cintura de Iniciativa. Si en mayo supo pactar con Colau, ahora ha demostrado que puede hacerlo con Pablo Iglesias. El paso atrás dado por sus dirigentes Herrera y Camats para facilitar la búsqueda de un liderazgo renovador salido de unas primarias abiertas a todos los grupos que se sumen al acuerdo, como Procés Constituent de Teresa Forcades, contrasta con el fracaso de Izquierda Unida para encontrar una fórmula similar en el resto de España.