Ir a contenido

La rueda

El plebiscito de Unió Democràtica

Enric Marín

Pase lo que pasea partir de ahora, en UDC se consumará un proceso de bifurcación

Al presentar la pregunta que debe fijar la posición de Unió ante el proceso independentista, Espadaler la calificó de compleja. Pero con actitud franciscana se la puede calificar de absurda. Estrictamente, no pregunta nada. Tampoco se puede saber el significado de una respuesta negativa. Una pellizco brillante de literatura marxista, pero de la de Groucho. Un análisis textual colapsaría mentalmente a cualquier lingüista, por lo que lo más sensato es interpretarla en clave contextual. Estamos en el terreno de la hermenéutica política: hemos de interpretar la voluntad comunicativa y política de la chapuza lingüística.

Dado que Espadaler ya había hablado de líneas rojas (legalidad, diálogo, UE...), un  a la pregunta serviría para fijar una posición alternativa a la hoja de ruta pactada, entre otros, por CDC y ERC. Una actualización de la tercera vía que fijaría una posición política enfrentada a la de CDC. ¿Y un voto negativo? La pregunta no presenta alternativa, pero el mismo Espadaler se ha apresurado a subrayar que representaría una desautorización de la dirección del partido. Y aquí está la clave. Es una pregunta con lógica plebiscitaria autocrática: o yo o el caos.

Un voto afirmativo legitima la posición de Duran, y un voto negativo la desautoriza. La jugada ya no tiene punto de retorno. Pase lo que pase, en Unió se consumará un proceso de bifurcaciónSi gana el , los demócrata-cristianos no podrán formar parte de la candidatura encabezada por Mas. Si gana el no, la continuidad de Duran en Unió no tendrá ningún sentido. Obviamente, en el ánimo de Duran no está la idea de reforzar a Mas, pero su movimiento no afecta a la relación de fuerzas entre independentismo y unionismo el 27-S. Lo que está en cuestión es el futuro de la federación y la modalidad de la lista de Mas. 

0 Comentarios
cargando