Ir a contenido

pantallas

La longeva serie 'Tatort'

Mikel Lejarza

El 29 de noviembre de 1970 se estrenó en la cadena alemana ARD una serie que, cuatro décadas y media después, ocupa a menudo el puesto de programa más visto de la semana en Alemania, acumulando más de 10 millones de espectadores. Es Tatort, que significa algo así como escena criminal, y es una serie policial de las que conocemos bajo el apelativo de procedimental, es decir, thriller de investigación. A lo largo de la que es la trayectoria más longeva de la historia de una serie en alemán, Tatort acumulaba a finales de la pasada temporada 926 episodios, a los que habría que añadir sus actualmente 30 episodios anuales que se emiten de manera regular los domingos en el prime time, tanto en Alemania como en Suiza, por el canal SRF 1, y Austria, por ORF 2, cadena esta que ha emitido en exclusiva 13 episodios más que solo han podido ver los televidentes austriacos. Estas cifras demuestran que no hay ninguna otra serie que pueda alardear de un éxito similar, y lo curioso es que detrás de ella no están las poderosas cadenas privadas alemanas, ni siquiera la pública nacional, sino las estaciones regionales que forman la ARD, algo parecido a lo que hubiera podido ser -y no han sido- nuestras teles autonómicas. La ARD es una organización conjunta de radiodifusoras públicas regionales fundada en Alemania Occidental en 1950 por nueve canales, cada uno de una región del estado federal alemán. Si a ello se le añaden las teles suiza y austriaca, se trata por tanto de una producción compartida por 11 diferentes cadenas. Cada episodio corre a cargo de una de ellas y se rueda en su territorio, con sus propios protagonistas. Algo así como si un capítulo fuera en Barcelona , otro en Santiago de Compostela, otro en Sevilla, Madrid o Bilbao. Cada capítulo suele girar en torno a un caso, normalmente a través de un par de policías que cambian según la localización de la trama, pero en general todos pertenecen al mismo grupo. Esto provoca que a lo largo de sus muchos años de permanencia en las pantallas, por sus historias hayan pasado algunos de los más importantes actores alemanes, muchos de los cuales repiten en varios episodios dando una sensación real de serie y no de episodios aislados. Como elemento curioso, en cada capítulo se recogen particularidades del lugar donde se desarrolla la trama, dialectos regionales incluidos. Así, el comisario en Hamburgo es de origen turco; en Suiza se desarrollan muchos casos con la ecología de fondo y en Colonia abundan las cervezas y las salchichas. El éxito de la fórmula ha convertido su sintonía y careta inicial, que no ha cambiado nada desde el estreno, en algo que forma parte de la memoria colectiva de la sociedad alemana; y en su banda sonora siempre hay presencia de los más grandes grupos de rock del momento. Hasta tuvo una versión radiofónica que comenzó en junio del 2008, también concursos, juegos y una serie similar en la Alemania del Este. El creador de esta gran idea fue Gunther Witte, y al parecer tuvo inicialmente muchos problemas para sacarla adelante. Pero lo hizo. Aquí, entre nosotros, nunca hubiese podido hacerlo. Somos más de alardear de lo que nos separa, que de construir sobre lo que nos une.

Temas: Series