27 sep 2020

Ir a contenido

La rueda

Twitter anima la campaña electoral

Saül Gordillo

¿Se imaginan una campaña electoral sin Twitter? Qué aburrimiento. Es cierto que nuestro 'timeline' se llena de tuits electoralistas y que los candidatos invaden Facebook, pero una campaña sin 'fakes', 'fucks' y 'trolls' sería insoportable. La número 4 de ICV-EUiA en Girona, Marina Pibernat, ha batido el récord y en solo dos días ha tenido que retirarse víctima de sus insultos en Twitter a los «catalanufos» y la «escoria» de los nacionalistas. El zasca de Jordi Évole al alcalde del PP de Badalona, Xavier García-Albiol, por su mensaje xenófobo de 'limpieza' también ha sido memorable. La candidata del PP de Rubí, Mònica Querol, también recibía este domingo por su 'primero los de casa', eslogan de Plataforma hace 4 años. Y al alcaldable del PP de Salt, Sergio Santamaría, las mofas le llegaron a las pocas horas de iniciarse la campaña, por el error de la empresa de las banderolas, al proponer soluciones para Terrassa.

Twitter, todo velocidad y exceso, es una gran trinchera para los equipos digitales de los candidatos. La noche del viernes hubo más de 30.000 tuits sobre el debate de alcaldables de Barcelona organizado por BTV y la FAVB bajo la etiqueta #BTVe15, que fue tendencia en España antes, durante y hasta cinco horas después del acto. Ada Colau, que tiene una ciberlegión con ella, y Xavier Trias fueron los que más menciones y referencias acumularon. Bipolarización 2.0. Alfred Bosch y Alberto Fernández Díaz, los más sueltos y que menos tenían que perder, capitalizaron las puntas más altas, a raíz de un desliz y un cuerpo a cuerpo. La CUP, ausente en el debate por los bloques electorales, se coló en el de la red con #BTVe15. C's se abstuvo. La ley electoral no sabe qué son las redes sociales, pero las candidaturas sí.