Ir a contenido

Análisis

Ritmo trepidante

Àngels Pont

La política española continúa moviéndose a un ritmo trepidante. Hace menos de un año, después de las elecciones europeas, Podemos irrumpía en el mapa político español y, en tiempo récord, conseguía codearse con el PP y el PSOE. Siguen los movimientos y ahora es Ciudadanos el que, en tres meses, ha escalado posiciones rápidamente para entrar en competición con los grandes.

De todas maneras, el Barómetro de EL PERIÓDICO continúa situando al PP en primer lugar, pese a que la encuesta no recoge el impacto del caso Rato, que estalló después de acabar el trabajo de campo. No demasiado lejos aparecen Podemos y el PSOE, con unos resultados muy similares, y, a dos puntos, Ciudadanos. Desde la publicación del último Barómetro, hace cuatro meses, Rivera se ha colocado como el político mejor valorado y su partido ha dado un salto espectacular tanto en la intención directa como en la estimación de voto, situándose, además, como el partido que genera menos rechazo entre los ciudadanos. Es muy interesante ver cómo esta fuerza sustituye a UPD, igual que Podemos toma el relevo de IU. Pero tanto uno como el otro van más allá de los espacios que ocupaban esos partidos, ya que presentan un gran atractivo para desencantados del PP en el primer caso, y del PSOE, en el segundo.

¿Són sólidos los cambios que predicen las encuestas? La magnitud puede acentuarse o matizarse en los próximos meses, pero las tendencias parecen claras y se pueden resumir en cuatro titulares. 1) El fuerte retroceso del PP. La sostenida caída de este partido durante toda la legislatura de momento no ha parado. La mejora de la percepción de la situación económica puede ayudarle a invertir esta tendencia, pero los problemas del partido y sus dirigentes no ayudarán. 2) Las dificultades de recuperación del PSOE. Aunque en los últimos meses su retroceso se ha frenado, el partido aún no ha conseguido empezar a remontar, en parte por la buena aceptación que las nuevas fuerzas tienen entre los ciudadanos. 3) El retroceso del bipartidismo, como consecuencia de la apuntada debilidad de los dos grandes partidos. La suma de PP y PSOE se sitúa en mínimos históricos, por debajo incluso del 50% de los votos, como señala este último Barómetro.  4) Podemos y C's amenazan la hegemonía de los dos grandes. El primero parece haber frenado sus expectativas en las últimas semanas. C's está en plena línea ascendente y habrá que ver si podrá o sabrá mantenerla.

Las elecciones andaluzas han sido una primera prueba de fuego para todas las fuerzas y, en menor o mayor medida, han puesto de manifiesto todos estos cambios. El denso calendario electoral de este año aportará más información para ponderar y modular la fuerza electoral de cada partido cara a las generales, especialmente de las nuevas fuerzas. En este sentido, las  municipales y autonómicas serán muy relevantes, sobre todo en Madrid y Catalunya, por su simbolismo y por la fragmentación que se vislumbra. Será un entorno clave para los nuevos partidos, que tendrán que demostrar su capacidad para disputar la victoria a los grandes.

0 Comentarios
cargando