Ir a contenido

Editorial

Anorexia y bulimia, la lucha continúa

En la información que hoy publica EL PERIODICO se pone de manifiesto, una vez más, la permanencia en nuestra sociedad de una lacra que afecta, de manera oscura y sorda, a una parte significativa de la población, en especial la femenina. La anorexia y la bulimia no son enfermedades exclusivas de un grupo social o de una determinada edad sino que se extienden a muchos entornos y se cronifican más allá de la adolescencia, la etapa crítica en la percepción, el tratamiento y la cura del trastorno alimentario.

Aunque se dan unos elevados índices de curación, lo cierto es que quienes han padecido la enfermedad han de mantenerse siempre alerta ante el retorno de los síntomas y de las circunstancias que pueden provocar la recaída en una espiral de la que es posible escapar a base de un tratamiento intensivo -doloroso por la soledad que conlleva- y de un aumento de la autoestima que permita salir de un agujero que puede tener unas consecuencias fatales.

Bien sea por causas genéticas, por la personalidad del paciente o por los poderosos factores socio-culturales que promueven el modelo de una mujer delgada y perfecta, la anorexia y la bulimia continúan reclamando la atención de una sociedad que, a través de las redes sociales, valora de manera excesiva el culto a la imagen. Desde el respeto al propio cuerpo y a partir de una dieta saludable, como manifiesta una de las afectadas, «tú sigues siendo tú: bienvenidas las arrugas y la grasa que se acumula».