1
Se lee en minutos

Probablemente ha sido la mejor periodista con la que haya compartido este oficio. 

Tenía dos cualidades inusuales: una, su caleidoscópico interés por todos los aspectos de la vida: desde los aparentemente más prosaicos, como la moda, hasta los intelectualmente más profundos, como la ideología y la política, y otra, su capacidad de comunicarlo en un lenguaje preciso y ameno. Si, ya de por sí, cada una de estas características es infrecuente en nuestra profesión, poseer ambas resulta una rareza que convertía a Margarita Rivière en una periodista imprescindible.

Noticias relacionadas

En la lejana época en la que la conocí, en la que las mujeres no acaparaban las redacciones, como ahora, Margarita constituía una especie insólita y era, sin ella pretenderlo, el espejo en el que muchos de nosotros veíamos nuestras imperfecciones y la distancia que, a nuestro pesar, nos separaba del periodismo ilusionante y sin fisuras que ella siempre supo proyectar. 

Ahora, sin ella, el periodismo ha descendido varios peldaños.