Ir a contenido

La ratio

Disparate

Josep-Maria Ureta

Tomemos nota. Uno de los bancos más solventes del sistema financiero español y, por lo tanto, universal era el Banco Madrid (omitamos el genitivo de para no provocar). Resulta que el Banco de España decide, hace unas semanas, intervenirlo para garantizar que disponga de la liquidez suficiente por si alguno de sus clientes, alarmado por lo que sucedía en un lejanísimo principado con un jefe obispo y otro republicano -y lo que es peor, limítrofe con Catalunya- acudía a retirar parte de sus depósitos. Costará encontrar en los anales de las buenas prácticas financieras que la intervención contundente de un banco emisor (BCE, Reserva Federal y similares) cause pánico en lugar de remitirlo.

Quede constancia que en el peculiar caso del Banco (de) Madrid, los mejores bufetes de la capital se conciertan para exigir que se garantice a los incautos depositantes y clientes del BdM que podrán recuperar todos su ahorros, si distinguir color. Aseguran que los del Banco de España se precipitan, y los expertos contra el blanqueo de capitales (Sepblac), unos retorcidos. Los textos del juez y del bufete de postín merecen entrar en la Antología del Disparate, creada hace 50 años para recoger las frases absurdas y extravagantes en los exámenes de bachillerato.

0 Comentarios
cargando