Ir a contenido

Algunas cosas ciertas

Jaume Subirana

Los tertulianos perezosos y los liberales de manual consideran que el ecologismo es un lujo, además de una pérdida de tiempo. Que luchar por salvar las ballenas es poco más que un hobby de diletantes. Pero las ballenas (como los derechos humanos, como las lenguas minoritarias) son uno de los termómetros de la salud de la diversidad en el mundo, en cada país del mundo, y de la diversidad depende nuestro futuro. Y sin respeto y promoción de la biodiversidad, el  que nos espera es el del márketing de las transnacionales.

Los que seguimos la literatura asturiana (quiero decir la literatura en lengua asturiana) nos topamos a menudo con la sonrisita suficiente de los que desprecian el ecologismo. «¿Asturiano?» Sí señor, asturiano (o asturleonés, si nos ponemos filológicos). Una lengua y una comunidad pequeñas -como otra tantas, según con quién las comparemos- y precisamente por ello de un interés excepcional para conocer la salud cultural y democrática de España, como lo que sucede en la Val d'Aran o en los otros territorios de nuestra habla (respetemos los chantajistas institucionales valencianos) lo es para establecer la salud de la cultura catalana.

¿Qué conocemos los catalanes del asturiano? Pues, si quisiéramos, todo lo que ha escrito el autor más reconocido desde el Surdimientu, Xuan Bello, puntualmente traducido por Adesiara, editorial ejemplar que se está ganando a pulso ser caso de estudio en algún máster local de edición. De la mano de Jordi Raventós nos acaba de llegar Unas poucas cousas guapas, publicado en el 2008 y ahora convertido en Unes quantes coses boniques. En él encontrarán alforjas, árboles, islas, parques, viajes, mentiras, recuerdos... Yo, cuando leo a Xuan Bello, nunca acabo de saber si leo ficción, alguna forma de cuaderno de notas, un falso dietario o unas memorias. Lo que sí sé es que nunca me aburro, y siempre acabo un poco más sabio y con una sonrisa en los labios. Cosa que, bien mirado, me parece todo un programa vital. O nacional. O editorial.

Temas: Libros

0 Comentarios
cargando