07 jun 2020

Ir a contenido

LA RUEDA

Periodismo ante el espejo

Saül Gordillo

La fragmentación marca la pugna de los Pedro J. de Ciutadans y los Cebrián de Podemos

La exigencia de transparencia que se intentan aplicar los políticos también ha llegado a los medios y sus profesionales. El Congreso de Periodismo Digital, que desde hace 16 años se celebra en Huesca ha lanzado en esta edición discursos combativos para que los medios recuperen la credibilidad ante la ciudadanía. Les ahorraré el cúmulo de problemas que acecha a la profesión porque los periodistas somos los profesionales que más difundimos nuestras miserias: despidos, cierres, autocensura, pérdida de independencia... No sigo. La cita anual de los profesionales digitales versó sobre el periodismo a secas y dejó en un segundo plano debates superados sobre la red y sus canales. La normalización de lo digital.

Mientras escribo esta columna recibo este correo: "Regalar [aquí va la marca del medio] es una buena forma de apoyar un periodismo honesto y comprometido". Proliferan proyectos basados en el micromecenazgo o la suscripción digital con la bandera de la independencia y el espíritu crítico. Es como si el panorama mediático español se moviera al compás de los perceptibles cambios políticos, y no al revés. Los partidos que aspiran a regenerar los espacios de PP y PSOE quizá busquen sus referentes mediáticos con la lógica de la España de la transición. La cuestión es que los Cebrián de Podemos o los Pedro J. de Ciutadans se enfrentan a una fragmentación mayor que la del futuro arco parlamentario y a una pugna sin precedentes por internet.

Todo parecía trascendental hasta que el periodista mexicano Daniel Moreno explicó los problemas de persecución y el caso del reportero y taxista Moisés Sánchez, asesinado por orden de un alcalde del estado de Veracruz. Aquí Pablo Echenique (Podemos) propone que se implanten sellos de calidad de la información en los medios. Ojo al dato.