La clave

Roger Vinton en Andorra

1
Se lee en minutos

No acostumbro a mantener relaciones con fakes, esos avatares anónimos que corren por las redes sociales. La máscara normalmente esconde ciertas dosis de fanatismo, ciertos intereses inconfesables y ciertas patologías incurables. Desde hace un par de años sigo en Twitter a un avatar anónimo que responde al nombre de Roger Vinton. Se autodefine como un «home com cal» (un hombre de bien). De vez en cuando publica en su blog magníficas semblanzas de los actores del Ibex 35, así como suculentas crónicas de las peripecias de la junta del Barça. Fruto de nuestras charlas virtuales he llegado a saber que podría tratarse de un profesional del sector químico jubilado, posiblemente instalado en la comarca del Garraf y que amenaza con publicar un libro sobre eso que hemos dado en llamar «el capitalismo de amiguetes». Algunos de nuestros encuentros han resultado inquietantes, puesto que hemos llegado a compartir tren sin que desvelara su identidad.

Operación Garzón

Noticias relacionadas

Esta semana, el avatar de Roger Vinton ha tuiteado un par de interesantes apuntes sobre la Banca Privada d'Andorra (BPA), intervenida por el Gobierno del principado a raíz de un informe de Estados Unidos que vincula a la entidad con operaciones de blanqueo de dinero del narcotráfico y de otras actividades mafiosas.

Según Vinton, desde el año 2000 la BPA venía organizando unas jornadas anuales de prevención del blanqueo de dinero en las que han participado ilustres juristas españoles como el juez Javier Gómez Bermúdez o los fiscales Javier Zaragoza o Fernando Bañeres junto al abogado José María Fuster-Fabra, defensor de los Mossos en varios casos de torturas y en la órbita de Ciutadans. El titular más llamativo de estas jornadas lo dio el juez Baltasar Garzón al afirmar en la sede del BPA que «Andorra avanza en el cumplimiento de los protocolos contra el blanqueo». Casi no hay nada más que decir. Parece ser que blanquear a la banca andorrana es menos desleal que redactar una Constitución. El hecho quizá explica por qué en la investigación de los casos Petrov Gao Ping no se llegó a Andorra desde España sino desde Estados Unidos.