29 oct 2020

Ir a contenido

Al contrataque

Carmen y Jimena

Ana Pastor

Existen miles de jóvenes en España que protagonizan la otra foto fija de los olvidados de la recuperación

«Una soga te va a apretando y parece que te asfixia...pero también dicen que si eres fuerte puedes seguir para adelante con lo que te echen». Carmen tiene 18 años y no tiene pinta de tener que aceptar esa fatídica sentencia de nuestro tiempo, esa que reza: «Es lo que te ha tocado». Asegura que su caso no es único sino que existen miles de jóvenes que, como ella, protagonizan la otra foto fija de los olvidados de la recuperación.

Carmen lleva una coleta y los ojos marcados por una coqueta raya negra que enmarca aún más su expresión decidida. «No estamos todo el día comiendo pipas. No somos ninis (ni trabajan ni estudian)». Y Carmen no va de farol. Lo dice porque ella misma ha puesto en marcha una iniciativa en su barrio de Madrid (Vallecas) a través de la que está acondicionando un edificio que perteneció en sus tiempos a un instituto de enseñanza pública.

Allí otros chavales podrán recibir clases de apoyo y también participar de un ocio que se les niega en otros espacios. Ese edificio se ha convertido en todo un símbolo porque llevaba tres años abandonado (después de haber sido construido con dinero público) y este grupo de chavales le ha dado ahora una utilidad con la rehabilitación.

Esta semana han recibido una orden de desalojo. Otra de esas sentencias fatídicas de nuestro tiempo que Carmen se niega a aceptar. Jimena tiene 16 años. Es menor que Carmen y su vida ha resultado mucho más fácil. Pero Jimena no se engaña. Cree que el sitio donde naces te condiciona. Y el suyo, desde luego, le ha ofrecido un sinfín de oportunidades que otros jóvenes como Carmen casi ni huelen.

Micrófono y cámara

Viven en el mismo país aunque no lo parezca. Pero lo bueno de esta historia es que no hay miradas de condescendencia. Carmen y Jimena son las protagonistas de una valiente iniciativa de la Fundación porCausa.org para la que están buscando financiación. Desde el pasado mes de diciembre han pasado horas y horas con ellas. Un micrófono y una cámara han servido para recoger todas sus reflexiones, sus quejas y sus lamentos.

Pero en ese documental también escuchamos a Carmen y Jimena hablando de sus expectativas de futuro, de lo que ven cuando cierran los ojos. Porque el futuro es un derecho seas quien seas y a pesar de los piratas que intentan que te despiertes sin contemplaciones.

En España más de la mitad de los jóvenes se encuentran en paro. Y la otra mitad no mira para otro lado. Es una obviedad que algunos de los que mandan no quieren escuchar, pero la pobreza laboral afecta a una parte vital de nuestra sociedad. Y detrás de los datos están Carmen y Jimena. Y sus sueños frente a las sentencias fatídicas.