Ir a contenido

TRIBUNA

Espacio público y modelo social

Antonio Balmón

El territorio en el que vivimos -su calidad urbana y medioambiental, la dotación de infraestructuras y de equipamientos- condiciona nuestras oportunidades de desarrollo personal y social. Desatender la relación entre derechos de la ciudadanía y el territorio significa permitir que el espacio público se convierta en expresión y causa de las desigualdades.

El Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) es consciente de esto y por eso siempre hemos apostado por la construcción de un espacio público de calidad como vía para favorecer la igualdad de oportunidades, la cohesión social y la convivencia.

Hemos continuado el trabajo realizado por la antigua Mancomunitat de Municipis de l'Àrea Metropolitana de Barcelona (MMAMB) y lo hemos reforzado con actuaciones directas y colaboraciones con los ayuntamientos, la Generalitat  y el Estado. Durante estos cuatro años hemos destinado más de 230 millones de euros a la transformación de calles, paseos, parques, ríos y playas. Se trata de una apuesta por la dignificación de los espacios, desde el centro de las ciudades hasta el último barrio, para articular una red de espacios verdes y de equipamientos que mejoren la calidad de vida en el territorio.

Durante estos años de crisis económica el AMB ha reforzado  su inversión para no dejar que se perdiesen las mejoras conseguidas en el pasado, con la seguridad de que se trata de la expresión territorial del tipo de sociedad que somos y que queremos seguir siendo.

0 Comentarios
cargando