4
Se lee en minutos

Los dirigentes de los territorios con potenciales tensiones nacionales de Podemos (Catalunya, Euskadi, Galicia y Baleares) han escrito un artículo titulado "Podem la plurinacionalitat i dret a decidir".

En este artículo argumentan que Podemos es la única propuesta política que puede conseguir que el derecho de autodeterminación se pueda realizar dentro de la legalidad española.

Quieren desmacarse del resto de proyectos que o bien proponen la creación de una nueva legalidad a través del "procés" català como la CUP, CiU o ERC y de los proyectos "inmovilistas" del PP o el PSOE.

Su planteamiento en el papel es casi impecable. "Dret a decidir" siempre que los parlamentos autonómicos lo reclamen pero siempre dentro de la legalidad española y un modelo de financiación racional para las CCAA y un cierto federalismo asimétrico.

Impecable pero inviable

Por un lado la viabilidad de un referéndum de autodeterminación bajo la legalidad española es un imposible jurídico. Para que el estado español permita no una consulta (algo que sí puede hacerse en el actual marco) sino un referéndum de autodeterminación se ha de modificar la Constitución Española. Además por el procedimiento agravado que en lugar de 3/5 del Congreso y del Senado requiere 2/3 (además de un referéndum entre los ciudadanos españoles).

Para conseguir la mayoría en el Congreso Podemos necesita el PSOE o partidos pequeños contrarios a la autodeterminación.

Se necesitan 234 diputados en el Congreso que apoyen esa reforma constitucional. Esa mayoría es muy complicada. Las encuestas más favorables otorgan a Podemos algo más de 100 diputados. Aún con un excelente resultado estaría muy lejos de esos 234 diputados. Ningún partido en toda la historia de la democracia española ha alcanzado nunca ese resultado (el más cercano fue el PSOE en 1982 con 202 diputados), y es esperable que en un escenario de mayor competencia electoral esto sea aún más difícil.

Podemos para poder tirar adelante una reforma constitucional que pueda incluir el derecho de autodeterminación requiere reunir una coalición reformista. A esta coalición podría incluir la Izquierda Plural o a los grupos nacionalistas, pero aún estaría lejos de los 234 diputados. Tirar de otros pequeños es imposible, una reforma constitucional que tenga el derecho de autodeterminación no va a contar nunca con el apoyo de Ciudadanos o UPyD. Podemos requiere pactar la reforma constitucional como mínimo con el PSOE (además de otros partidos más pequeños).

Si la postura respecto al derecho de autodeterminación de Podemos es ambigua no lo es en cambio la del PSOE, que se niega en redondo. De hecho las mayorías posibles en el Congreso español van a mostrar la preferencia mayoritaria de los ciudadanos de España y esta no es precisamente un estado federal y mucho menos facilitar la independencia de uno de sus territorios.

Pero imaginémonos que el PSOE es asaltado por hordas separatistas o Iceta logra convencer a sus socios de Madrid que el "Dret a decidir" es algo maravilloso. O la implosión que está sufriendo el PSOE lo relega a duodécima fuerza en el Congreso (algo que aún en el escenario más descabellado es harto improbable) y su casi desaparición beneficia única y exclusivamente a fuerzas favorables al derecho de autodeterminación (que es imaginar muchísimo) y se puede alcanzar una mayoría para reformar la Constitución en el Congreso. Solo habríamos resuelto una parte del problema.

El Senado está en manos del PP

La reforma constitucional ha de pasar también por el Senado. Podemos necesitaría aglutinar el apoyo de 178 de los 266 senadores. El PP actualmente tiene 161, y si algún partido alguna vez ha tenido mayorías para poder impulsar reformas constitucionales que puedan pasar el bloqueo del senado es el PP, ninguno más. La distribución igualitaria de senadores de elección directa por provincia favorece al PP de una forma desmesurada. Es imposible imaginar un escenario donde el PP no controle 1/3 del senado. Quien afirme que el PP perderá su minoría de bloqueo en el senado o está mintiendo o está haciendo un ejercicio de política ficción desmesurado.

PODEMOS sí o sí debería pactar la reforma constitucional con el PP, y si ya es difícil imaginar un PSOE que admita el derecho de autodeterminación menos aún que lo haga el PP.

La propuesta de Podemos a favor del derecho a autodeterminación es puramente declaratoria, no tiene posibilidades políticas de ejecutarse. Al menos que cambien profundamente las preferencias de los ciudadanos de España y eso no suele producirse sin cambios generacionales algo que no es una cuestión de una década precisamente. La propuesta de Podemos para facilitar el derecho de autodeterminación es indiferenciable de la propuesta del PSC que también plantea el derecho a autodeterminación dentro de la legalidad española.

Si existe alguna posibilidad que los pueblos de España tengan el derecho a autodeterminación será mediante la desobediencia institucional, política y civil, construyendo una nueva legalidad que supere a la legalidad española. Es una hoja de ruta difícil, pero no como la de Podemos, simplemente impracticable.

Noticias relacionadas

Entiendo que Podemos no comparta la agenda que busca crear un proceso constituyente sólo en uno de los territorios mediante la creación de una nueva legalidad y que su propuesta sea reformar España. Eso sí nos tendría que explicar cómo pretende hacerlo sin incorporar al PP ya que el mismo problema para reformar la Constitución Española para incluir el derecho de autodeterminación también lo va a tener para incluir reformas avanzadas que no gusten al PP.

Lo que me cuesta entender es que nos intenten vender que a través de su agenda se puede conseguir el "dret a decidir". Para que nos ofrezcan agendas ficticias ya tenemos al PSC.