La rueda

Una industria estratégica

El sector audiovisual tiene una capacidad de generar riqueza que Catalunya debe explotar

1
Se lee en minutos

Últimamente, en el sector audiovisual las malas noticias son tan habituales, sobre todo como consecuencia de la crisis y también por culpa de la peculiar sensibilidad que en esta materia tiene el PP, que cuando hay alguna buena casi no nos lo creemos. Y eso es lo que nos ha pasado la semana pasada, y encima por partida doble. Primero con la celebración de los Premis Gaudí, que, después de siete ediciones y superar con nota los complejos del pasado y de desafiar la pobreza de recursos, han sabido sacar pecho y consolidarse definitivamente como la gran fiesta del cine catalán. Y después, con el anuncio de la firma de un acuerdo entre la Conselleria de Cultura, TV-3 y la federación de los productores catalanes, unos días antes de los Gaudí, para invertir 25 millones durante este año en producciones audiovisuales. Una cifra de inversión muy importante, pero difícil de valorar fuera de contexto. Por eso hay que aclarar que es inferior a las cantidades que se movían en los años de bonanza económica, y también hay que decir que es posible gracias a la creación de una nueva tasa a las operadoras telefónicas que recientemente ha impulsado el Gobierno. De todos modos, para el sector lo más destacable, más allá del dinero, es la voluntad de ir todos a una y de considerar el audiovisual como una industria estratégica para Catalunya. Y esto es así porque un país no es un país si no tiene la habilidad para comunicarse con el mundo y la capacidad de construir el relato de su identidad propia a través del idioma universal de la imagen.

No hay más que mirar y tomar como referencia países como Dinamarca, Holanda o Israel para tomar conciencia de la capacidad de creación industrial y de generación de riqueza que tiene el sector audiovisual. Estos países son un buen ejemplo, además, de cómo superar las limitaciones geográficas y demográficas y proyectarse en el mundo gracias a la inversión en el sector.