Editorial

Giro histórico en Atenas

1
Se lee en minutos

Los griegos han dicho alto y claro no a la austeridadno. Con la incuestionable victoria obtenida ayer por Syriza, el mapa político heleno ha dado un vuelco radical. Se abre una nueva estructura de partidos en Grecia, mientras queda en entredicho la política europea que debía combatir la crisis económica. Se ha acabado aquel bipartidismo que daba gobiernos encabezados por las grandes dinastías políticas griegas. El histórico Pasok queda minimizado en el Parlamento, y fuera de la Cámara quien fue una de sus almas, Yorgos Papandreu, ahora con nuevo partido. Pese a quedar en segundo lugar, el resultado logrado por el partido conservador hasta ahora gobernante, Nueva Democracia, es un sonoro castigo a las políticas neoliberales impuestas por la troika. Sin embargo, el triunfo de la coalición de Alexis Tsipras no debe esconder un dato altamente preocupante, y es la escalada al tercer puesto del partido neonazi Amanecer Dorado por encima del centrista To Potami, cuando hace seis años no llegaba ni al 0,3% del voto.

Noticias relacionadas

Tras lanzar todas las alarmas, Bruselas se había preparado para la victoria de Syriza con la voluntad de no romper la vajilla, lo mismo que el partido de Tsipras. Nadie quiere que Atenas abandone el euro. Ciertamente, su deuda es elevadísima, pero es posible encontrar fórmulas para ampliar plazos y pactar rebajas siempre que no se identifiquen con una quita. La UE sabe ser pragmática, y Tsipras también ha demostrado serlo moderando su discurso. Ahora debería hacer uso de la prudencia. Y además, en su programa Syriza lleva algo que hasta ahora ningún Gobierno había planteado seriamente, la elevadísima evasión fiscal y la reforma de una Administración derrochadora.

Sin embargo, habrá que ver las reacciones en las distintas capitales al desafío que plantea esta victoria. A Angela Merkel, por ejemplo, los resultados de ayer le plantean problemas ante su electorado después de haber tenido que transigir con la compra de deuda pública anunciada la semana pasada por el BCE. Y entre nosotros hacen mal aquellos que confunden unas elecciones plenamente democráticas con una ruleta del populismo. Los griegos han votado en libertad, sabiendo lo que hacían y por qué lo hacían. Solo el tiempo dirá si este es el cambio que Grecia y Europa necesitan. De momento, la indignación ha dado paso a la esperanza.