08 abr 2020

Ir a contenido

Cumbre mundial en Barcelona sobre recursos naturales

Bioeconomía y sostenibilidad

Josep Maria Pelegrí

Nuestros bosques cuentan con las claves para contribuir a una nueva economía sensible e integradora

Esta semana, a partir del jueves y hasta el próximo sábado, Barcelona tiene el privilegio de acoger el Bioeconomy Forum 2014 bajo el lema Los bosques son una fuente de riqueza. Este encuentro, con origen en Finlandia, está emergiendo como una plataforma para los líderes mundiales, científicos y expertos para discutir y poner las bases de un nuevo modelo económico: el paradigma de una nueva bioeconomía. Un concepto de bioeconomía que se centra en la gestión sostenible de los recursos naturales y bioproductos, basándose en cuatro pilares principales: sostenibilidad ambiental, conocimiento e innovación tecnológica, competitividad económica, e inclusividad de las zonas rurales.

Los europeos estamos decididos a liderar una nueva bioeconomía verde mundial, que acerque las áreas sur y norte de nuestro continente, y desde Barcelona en representación de los diferentes paradigmas urbanos y rurales de Europa, queremos compartir una visión común. Por encima del contexto de cada territorio, la bioeconomía es una gran oportunidad para fortalecer la cooperación económica entre los estados y las regiones europeas con el fin de crear un espacio común e innovador.

Barcelona, BioEco 2014 es el primer evento de una serie de foros mundiales bianuales sobre el desarrollo económico sostenible derivado de una amplia variedad de recursos renovables basados en los bosques y los servicios de los ecosistemas. Catalunya, por su parte, tiene una clara vocación internacional de liderar la investigación forestal en el sur de Europa. Junto con el Gobierno español, hemos apoyado el establecimiento y crecimiento del Instituto Forestal Europeo en Barcelona para apoyar a sectores forestales a dar pasos en esa dirección.

Catalunya es un país de bosques, donde aproximadamente el 60% de su territorio es forestal. Esta cifra está por encima de la media de países como España, con un 25% de extensión forestal; Francia, con un 27%, y EEUU, con un 37%, así como de la UE con un 25%. Tradicionalmente, nuestros bosques han sido gestionados y explotados por carboneros, podadores, leñadores, arrieros y muchos otros oficios, que desgraciadamente hoy han desaparecido, y que gestionaban los bosques y aprovechaban sus recursos para una infinidad de aplicaciones.

Con el paso del tiempo, y sobre todo a partir de la primera mitad del siglo XX, debido a los cambios sociales y la introducción de las energías fósiles (gas, fuel), los productos del bosque fueron perdiendo mercado. El resultado de la suma de estos y otros factores fue que la gestión forestal se redujo dramáticamente y el bosque cayó en una abandono preocupante. El Gobierno catalán está convencido de que los bosques y su gestión sostenible pueden desempeñar un papel crucial en la transición hacia una nueva bioeconomía. Nuestros bosques se caracterizan por su multifuncionalidad, ya que ofrecen múltiples productos y servicios provenientes de los ecosistemas que son de vital importancia para mantener recursos tan esenciales como el agua, el suelo o la biodiversidad.

Al mismo tiempo, nuestros bosques están dotados de las claves para contribuir a una nueva economía sostenible, sensible e integradora. Catalunya ha desarrollado un nuevo plan de política forestal para encarar el desafío de aprovechar las oportunidades existentes en nuestros bosques y erigir el sector forestal como pilar de desarrollo destacado en nuestras zonas rurales. Tenemos que acelerar esta gestión activa de los bosques impulsando la innovación tecnológica y proporcionando valor añadido a los productos forestales. También hemos de garantizar la competitividad y la viabilidad económica del sector, estimulando inversiones en el marco de una bioeconomía en Europa. Además, estas iniciativas ayudarán a crear empleo local y al crecimiento del territorio.

Un modelo de colaboración eficaz basado en el estrecho entendimiento entre el sector privado y el sector público abrirá oportunidades para mantener la conservación y la diversidad biológicaluchar contra el éxodo rural y aumentar las oportunidades de bienestar y de crecimiento de Catalunya. Hoy en día tenemos el reto de elegir aquellas estrategias que integren la conservación de la naturaleza en la bioeconomía. Estamos trabajando duro para consolidar este concepto de bioeconomía en nuestro sector forestal mediante la investigación y el desarrollo, pero además, aplicando aquella innovación verdaderamente práctica que coincida con las oportunidades de negocio y contribuya a aportar nuevos productos, servicios y empleo, al tiempo que mejora el bienestar humano y mantiene los valores ecológicos y de biodiversidad de nuestro medio natural.