08 ago 2020

Ir a contenido

Propuestas para la Barcelona asequible

Jaume Collboni

El plenario que aprueba los presupuestos es el más importante del año. En Barcelona, los debates de 2013 y 2014 pusieron de manifiesto la incapacidad del gobierno para explicar su proyecto de ciudad, y para encontrar un mínimo consenso que permitiera aprobarlos con la normalidad a la que estábamos acostumbrados.

No sería extraño que a las puertas de un año electoral se repitiera el escenario de unos presupuestos prorrogados. Sobre todo si tenemos en cuenta el clima social, marcado por las movilizaciones en la calle, que hemos vivido en los últimos meses.

La "vieja política" aconsejaría poner la estrategia electoral por delante de las necesidades de la ciudadanía y alimentar el malestar contra Trias durante las treinta y dos semanas que quedan hasta las próximas municipales. Pero, yo me presento a las elecciones por mi compromiso con la ciudad y con su gente y no con la "vieja forma de hacer política".

Quiero ser alcalde de la ciudad porque la gente de Barcelona crea en nuestro proyecto de futuro, no gracias a que sus problemas acaben siendo inaguantables. Me presento para ser el alcalde de una Barcelona optimista igualitaria, no el de una ciudad enfadada y dividida. 
Y soy consciente de que hoy se necesitan respuestas, porque hay barceloneses y barcelonesas que no pueden esperar hasta que ganamos el próximo mes de mayo.

Por eso vuelvo a ofrecer a Trias una abstención del Grupo Municipal Socialista que facilite la aprobación de los presupuestos del Ayuntamiento de Barcelona para el 2015, siempre y cuando acepte tres propuestas que harán Barcelona más asequible a la ciudadanía:

1. Una rebaja en el precio del transporte público. La tarjeta más utilizada (T-10) ha subido de precio un 23,1% entre el 2012 y el 2014, mientras la inflación sólo lo ha hecho en un 0,9% en el mismo periodo. No es justo que este incremento recaiga sobre los barceloneses y barcelonesas, cuando el ayuntamiento dispone de un superávit anual de 100 millones de euros.

2. La extensión del derecho a la educación 0-3 en la ciudad. Barcelona sólo atiende el 60% de la demanda de plazas en guarderías, y el coste de la escolarización supone una carga cada vez más importante en las familias. Por eso exigimos que se recupere la apuesta del ayuntamiento por la escolarizació 0-3, aumentando el gasto en educación en los presupuestos de los próximos años.

3. Incrementar los recursos destinados a la formación reciclaje de los parados de larga duración de Barcelona, que ya suponen casi el 50% del total de la ciudad. Una ciudad solvente y saneada debe dar oportunidades a aquellos que más sufren la crisis. Tenemos que hacer que Barcelona Activa vuelva a ser la herramienta que ofrezca una nueva oportunidad a aquellos que más han sufrido la crisis. Por eso planteamos impulsar programas dirigidos a personas que llevan más de dos años en paro y disponen de unos ingresos bajos.

Mi propuesta para Barcelona va mucho más allá de estas tres medidas. Soy consciente de que hay mucho más para cambiar: la Barcelona sin proyecto, sin gobierno y de dos velocidades de Trias. Pero estas tres medidas son nuestra condición para empezar a hablar de los presupuestos. Nuestro objetivo es hacer más fácil la vida a la gente de Barcelona.

Hace diez días que lancé esta propuesta, pero el alcalde aún no ha dicho públicamente si acepta o no nuestras condiciones. Mantengo las esperanzas ya que esta misma semana hemos acordado una inversión de 4 millones de euros en los barrios de la Marina del Port, Badal y Sants, para los próximos meses.

Algunos pueden pensar que es un riesgo aparecer pactando con Trias la mejora de estos barrios, pero para nosotros las aceras de Sants-Montjuïc son tan importantes como las de Diagonal y Passeig de Gràcia.

Mi vocación es Barcelona. Por eso siempre estoy dispuesto a hablar con quien haga falta de iniciativas que dignifiquen los barrios de la ciudad y que hagan la ciudad más asequible a los barceloneses y barcelonesas.

Los presupuestos de 2015 pueden ser una gran oportunidad para empezar a hacerlo realidad.

Ya tendremos tiempo de hablar de elecciones dentro de unos meses. Ahora hay que asegurar que los presupuestos de 2015 sean un poco mejores que los de 2014 y que faciliten la vida de la gente de Barcelona.

Confío en que Trias sabrá estar a la altura de las circunstancias, y que dé una respuesta esta misma semana.