El día siguiente

¿Qué garantías democráticas existen sin no hay acuerdo para interpretar el resultado de la consulta?

1
Se lee en minutos

Cuando Quim Brugué denunció la falta de garantías democráticas al renunciar como miembro de la comisión de control de la consulta del 9-N, los del «tenim pressa» le dedicaron todo tipo de insultos y acusaciones por traidor. Pero considerando la alta probabilidad de que Artur Mas utilice dentro de unos días el mismo argumento que esgrimió Brugué para no celebrar la consulta, no parece la mejor reacción. Sería una paradoja que alguien partidario de la celebración de un referéndum sobre la independencia se atreviese a llamar traidor al representante institucional que más ha hecho por celebrar algo parecido.

Noticias relacionadas

ERC sorprende en su web afirmando que bastaría con el 26% para que el sí/sí fuera la opción ganadora, se hace trampa al apelar al carácter consultivo de la pregunta mientras se dice al mismo tiempo que en función del resultado habría de iniciarse inmediatamente la secesión, no hay dos personas que interpreten igual qué significa sí/no y en los actos institucionales a favor de la consulta se aplaude siempre una de las opciones. ¿Qué garantías democráticas puede haber sin acuerdo en la interpretación del resultado, sin neutralidad institucional o sin una legalidad que haga partícipe de la consulta a todo el mundo? Pocas.

Por ello, si el Govern certificase la imposibilidad de que el 9-N haya esas garantías y renunciara a su celebración, quienes estamos a favor de una consulta pero hemos sido críticos con la estrategia seguida en los últimos meses, lejos de machacar institucionalmente a quien lo ha intentado con más o menos acierto, pero recibiendo un no sistemático por respuesta, estamos cívicamente obligados a denunciar a quienes niegan permanentemente la posibilidad de encauzar las demandas sociales y a seguir luchando para ejercer un derecho que demandan tantos ciudadanos.