Ir a contenido

ideas

'Go- betweens'

Jaume Subirana

José Agustín Goytisolo, Corredor-Mateos, Castellet o Joaquim Marco hacían de mensajeros implicados entre la poesía catalana y los lectores del resto del Estado

En 1971 Joseph Losey estrenaba la película The Go-Between (El mensajero), con guion de Harold Pinter y Dominic Guard haciendo de go-between, el mensajero infantil gracias al cual avanza la relación entre Julie Christie y Alan Bates. Poco antes, en 1968, José Agustín Goytisolo había publicado en Seix Barral Poetas catalanes contemporáneos (que tendría continuación en Lumen en 1996 con Veintiún poetas catalanes para el siglo XXI) y en 1969 Josep M. Castellet y Joaquim Molas firmaban en bolsillo en Alianza los Ocho siglos de poesía catalana. Después, ya en los 80, José Corredor-Matheos publica en Austral Poesía catalana contemporánea (1983) y Joaquim Marco y Jaume Pont La nueva poesía catalana (1984) en las Selecciones de Poesía Española de Plaza & Janés. Goytisolo, Corredor-Mateos, Castellet o Marco (podríamos añadir más nombres: José Batllo, Marià Manent) hacían de go-betweens, de mensajeros implicados entre la poesía catalana y los lectores del resto del Estado en unos años en los que parecía que todo o casi todo estaba por construir en la nueva España democrática.

Ha pasado el tiempo y la construcción ha quedado a medias, con muchas paredes torcidas. Hay nombres para hacer este trabajo: vengo de compartir unos días de embajada poética catalana en México con Jordi Virallonga (autor de la antología Sol de sal, agotada hace tiempo, y hace poco de 20 poetas catalanes, en la colección de antologías de la revista La Otra) y con José María Micó, responsable de la gran versión en castellano de Ausiàs March, en Pre-Textos. Pero las tribunas (editoriales, institucionales) han pasado a ser modestas, y las oportunidades escasas. Y ahora que tanta gente se pasa el día hablando de puentes y trenes, quizá valga la pena recordar que en temas de arte y cultura las infraestructuras son importantes, pero aún lo son más las personas. Hablo de poesía porque es lo que conozco: pase lo que pase en los próximos meses (y sobre todo según qué pase) la mejor inversión posible, la más provechosa y duradera, sería en mensajería. Solo con que nos leyésemos y nos volviéramos a escuchar podría surgir algún tipo de diálogo.

0 Comentarios
cargando