tú y yo somos tres

El taxista y la musulmana

Se lee en minutos

Paco y Shaima, concursantes de ’Gran Hermano 15’ (T-5). / T5

Se nota el cansancio. A pesar de que en cada edición meten ratoncitos nuevos, de refresco, y cada año redecoran la jaula, la 'ratomaquia' 'Gran hermano' (T-5) acusa sus 15 años de edad. Las audiencias ya no son aquel glorioso festival de antes. Los chascarrillos de Merceditas, con su habitual temática de pedos y caca, cansa. En esta edición, además, los ratoncitos concursantes parecen todos desprovistos de cualquier maldad. Son más buenos que el pan. Quizá les ha contagiado la cabra, que es todo dulzura y generosidad. ¡Ah! Eso es terrible para Merceditas, que necesita que en la jaula haya llanto, peleas, mal rollo y virulencia. No creo que tarden mucho en corregir ese remanso, transformándolo en maligno temporal. De todos los enjaulados, los más interesantes por ahora son el taxista Paco y la musulmana Shaima. No son pareja, pero conforman un dúo interesante.

Te puede interesar

Ella es de Ceuta, del tremendo barrio de El Príncipe. Viste con velo. El resto de concursantes la cosen a preguntas. Ortodoxia religiosa, virginidad, costumbres musulmanas... Ella responde con franqueza. Lo lleva bien. Por ahora se nota respetada. Paco, taxista madrileño, es extrovertido y mandón. Suele lanzar unas parrafadas muy bárbaras, en plan maestro de la vida. Decía el otro día: «Me he acostado con el 90% de las mujeres que conozco. Les digo cositas y se ponen a tope. A la mujer hay que saber venderle el producto. La vagina de la mujer es cambiante». ¡Ahh! Flipan los ratoncitos con las lecciones magistrales de Paco, superviviente nato, licenciado en el bachillerato de la calle. Pero Merceditas necesita bronca, reyerta, sufrimiento, escándalo. Esa es la base, el ADN, de este programa. Temo las perversas maniobras que van a poner en práctica para que esa jaula se transforme en un martirio. Temo por la integridad de la cabra.

FLORES SIN TIESTO .- A las cinco flores de 'Hable con ellas' les han quitado el tiesto. Se quedan sin programa. Extraña decisión. En T-5 solo cuenta la audiencia y ellas solían superar el 15% de 'share'. Doblaban a 'En el aire'. O sea, aquí ha pasado una cosa muy rara. Era una espuma atolondrada, pero de vez en cuando disfrutábamos. La semana pasada sacaron a Adelina, la bruja de Pujol. Dijo que, además de limpiarle los hechizos malignos, le curó el mal de ojo a base de unos pases mágicos de romero, aceite y miel. ¡Ah! Visto como está el patio en 'pujolandia', quizá el 'ex-Honorable' tendrá que volver a contratarla.