2
Se lee en minutos

Hay una serie de mecanismos en los partidos políticos que no se pueden pasar por alto si se quieren entender algunos movimientos. En el discurso de apertura del debate de política general del presidente Mas, el gobierno dejó muy claro que la fórmula para acabar votando, si la consulta queda suspendida, es mediante unas elecciones anticipadas de carácter plebiscitario. Una opción que a CiU no genera mucho entusiasmo.

Hace semanas, la dirección de Convergència i Unió recibió de la empresa de encuestas Feedback un documento donde había los resultados de unas hipotéticas elecciones al Parlament de Catalunya. En estas, Esquerra Republicana ganaba por 43-47 diputados, seguida de CiU con 23-25. Un dato que dentro de la federación afirman: “si una encuesta cercana a nosotros ya nos da 23, ya puede estar muy cocinada”. La encuesta, además de dar la entrada a Podemos con una representación notoria, puede llegar a unos 10 diputados, muestra que la mayoría favorable a la consulta se mantiene. El descenso de los convergentes se vería amortizado por la subida de Esquerra, efecto balanza. La entrada de Podemos, fuerza que ha mostrado su apoyo a la convocatoria del 9N, sumaría junto con la CUP, que duplicaría representación, y los diputados de ICV.

Hacia las elecciones

¿Cuando serán estas elecciones plebiscitarias si no hay 9N? Hay una pista que nos puede ayudar a intuirlo. La Joventut Nacionalista de Catalunya, la juventud de Convergència Democràtica, celebraba el octubre de este 2014 su consell nacional para renovar la presidencia, aun así, amparándose en una cláusula de sus estatutos que permite posponer la convocatoria hasta un máximo de seis meses, no será hasta enero o febrero del 2015 cuando se convoque. De este modo, Marta Pascal, la actual presidenta de la JNC que supera la edad límite para ocupar el cargo, 30 y tiene 31, podría volver a optar a ocupar una silla dentro del parlamento catalán.

Si se quiere hacer coincidir el 9N de la consulta con el 9N de las elecciones plebiscitarias, el govern tendría que convocar elecciones el mismo 20 de septiembre para cumplir el plazo de 54 días que marca la ley estatal desde que se convocan hasta que se celebran. Si por el contrario, prefiere esperarse a la posible suspensión del Tribunal Constitucional que podría confirmarse como muy pronto el 23 de septiembre o el 7 de octubre, según fuentes de la institución, el presidente Mas puede hacer coincidir el 9N amparándose al Estatuto catalán que estipula que la convocatoria tiene que hacerse entre 40 y 60 días antes de su celebración. Fecha límite? El 27 de septiembre.

Noticias relacionadas

Encuestas en mano, y peripecias del consejo nacional de la JNC en mente, la intuición nos dice que entre noviembre y febrero los catalanes podrán decidir, de una manera u otra, el siguiente paso del proceso nacional. No olvidamos que el mes de mayo hay elecciones municipales, encima nuestro sobrevuela el recuerdo de aquellas elecciones del 12 de abril de 1931 que empujaron a la proclamación de la segunda república. El calendario se estrecha.

www.joansole.cat

Temas

Encuestas CiU