Mr. Cowling o cuando ser demócrata y pertenecer al poder del Estado es una sorpresa

1
Se lee en minutos

Hoy querría compartir con vosotros una sorpresa. Estos últimos años y meses y semanas y días hemos escuchado como aquellos que no quieren que España, es decir, las instituciones españolas, se vaya de Catalunya y prefieren que todo continúe cómo hasta ahora --quizás con la prometida de unos cuántos euros más, no enredar tanto con la lengua en la escuela y algo de cultura--, es decir, los que no quieren que Catalunya tenga un Estado propio, no admiten que Catalunya lo pueda decidir. 

Desde el gobierno español, se niega cualquier posibilidad de ejercer el derecho a decidir por parte de la población de Catalunya y se niega también la existencia del mismo derecho.

El jueves de la semana que viene Escocia decidirá si quiere independizarse del Reino Unido. Los gobiernos de Edimburgo y Londres lo han pactado y ahora hacen campaña a favor del sí o a favor del no a la independencia.

Hemos hablado en el Suplemento de Catalunya Ràdio con Geoff Cowling, excónsul británico en Catalunya, un hombre que ha dedicado la mayor parte de su carrera profesional a servir el gobierno británico. Cowling argumenta por qué la realidad política es más importando que la legislación del pasado, refiriéndose a la Constitución española, y recuerda que el Estatuto define Cataluña como una nación y que la ONU reconoce el derecho de autodeterminación de las naciones. 

Explica que la unión del Reino Unido el 1707 fue voluntaria y muy diferente de la situación del 1714 en Cataluña, que fue ganada por las armas.

Y cuando ya nos estamos imaginando que este hombre debe de ser favorable a la independencia de Escocia, resulta que nos dice que no, que lo entristecería mucho que los escoceses marcharan. Quedamos chocados.

Sonriente, se sorprende que nos sorprenda. Se levanta de la silla y, impasible, dice: “Soy demócrata. Defiendo que las personas y los pueblos puedan votar.”

Noticias relacionadas

Ser demócrata cuando se pertenece a los órganos de poder del Estado para nosotros es una sorpresa. 

 

Temas

Catalunya