Ir a contenido

Los bajos salarios no funcionan

Antón Costas

Hay que combinar recetas para reactivar la demanda interna y hacer reformas estructurales

«Las rebajas salariales que se han impuesto en particular en los países europeos más afectados por la crisis están mostrando sus límites en la mejora de la competitividad, e incluso son contraproducentes porque agravan el riesgo de pobreza y tienen un efecto depresivo sobre la demanda. Mayores ajustes salariales a la baja en los países afectados corren el riesgo de ser contraproducentes».

No son las palabras de un sindicalista combativo o la valoración de un economista crítico con las políticas de reducción salarial que se están aplicando en la UE. Es la conclusión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el organismo asesor de los países ricos, en el informe sobre el empleo que acaba de publicar. El mismo organismo que, por cierto, al inicio de la crisis apoyó este tipo de políticas.

A los efectos negativos señalados por la OCDE se le pueden añadir otros tres daños colaterales. Primero: al coincidir con una situación de alto endeudamiento y de baja inflación, las reducciones salariales impiden el desendeudamiento de las familias, debilitan el consumo y empujan a la economía hacia la depresión y el paro prolongado. Segundo: los bajos salarios perjudican la productividad y el compromiso de los empleados con las empresas. Es decir, no favorecen los proyectos empresariales serios y el cambio de modelo productivo. Sesgan la economía hacia actividades de mala calidad, como fue la fase del ladrillo. Y, como estamos viendo ahora, hacia el turismo de baja calidad. Y tercero: desincentivan el interés de jóvenes y trabajadores por formarse. Según la OCDE, España es el país con mayor paro de personas con formación superior, universitaria o profesional. En España, la mayor formación no protege del desempleo. Y es lógico, por lo que acabo de señalar en el punto anterior.

Conclusión: las políticas de bajos salarios no funcionan, ni a corto ni a largo plazo. ¿Por qué? No hay una explicación única. La OCDE se apunta a la tesis que podemos llamar estructuralista. Funciona de la siguiente forma. Las rebajas salariales tenían que disminuir los costes y los precios de los bienes. Esto aumentaría la competitividad de las empresas. Y, a su vez, la mayor competitividad incrementaría las exportaciones, el crecimiento y el empleo.

Pero el cántaro de la lechera se ha roto en algún lugar del camino. Para la OCDE la causa radica en la insuficiencia de las reformas estructurales, tanto las de los mercados de productos como del mercado de trabajo. Esta tesis estructuralista es la predominante también en la UE. En todo caso, queda claro que las reducciones salariales no son siempre sinónimo de mejoras de competitividad. Sin embargo, las autoridades europeas y nacionales parecen no darse cuenta.

¿Cuál puede ser la causa de esta miopía? Posiblemente se debe al espejismo del ejemplo alemán. «Hagan ustedes lo que hicimos nosotros hace diez años», recomiendan desde Berlín y apoyan desde Bruselas.

Es cierto, esa política funcionó en Alemania. Pero eran otros tiempos. El resto de países de la UE crecían y la economía mundial iba como un tiro. En esas circunstancias, la devaluación salarial y la austeridad fiscal permitieron a Alemania bajar costes y precios. Aunque su demanda interna se debilitó, pudo compensarlo con lo que le comprábamos los demás europeos. Su paró disminuyó. En economía, a eso se le llama mercantilismo, basado en beggar thy neighbour policies, políticas de empobrecimiento de los vecinos. Pero ahora la economía europea y la mundial están deprimidas. El modelo alemán ya no vale para los demás. Ahora hay que buscar el crecimiento y el empleo en la propia demanda interna. Aunque Alemania y la UE parecen no darse cuenta.

¿Qué hacer? La práctica médica tiene un principio ético que recomienda primun non nocere. Si una medicina hace daño, lo primero es prescindir de ella. Ese principio es válido para las políticas económicas. Para hacer frente a los problemas de estancamiento, desempleo, endeudamiento, baja inflación y productividad hay que aplicar cócteles de medicinas que combinen varios principios activos. Por un lado, política monetaria más activa y de grandes inversiones europeas que tiren de la demanda interna. Por otro, reformas estructurales que mejoren la productividad desde la oferta. Hay que dejar de lado los escrúpulos ideológicos y poner a trabajar juntos a John M. Keynes, Milton Friedman y Friedrich Hayek. 

Esta estrategia basada en un cóctel de políticas es la que está recomendando Mario Draghi, el presidente del BCE. Él ya ha comenzado a aplicarla en lo que le corresponde. Ahora queda por ver si la nueva Comisión Europea hace su tarea. Y los gobiernos nacionales la suya. En todo caso, lo que está claro es que los bajos salarios no funcionan. Para la salud de la economía, es pan para hoy y hambre para mañana.

0 Comentarios
cargando