La amenaza de Estado Islámico

Un márketing macabro

El yihadismo sacraliza el pasado para atraer a musulmanes que se sienten excluidos en Occidente

3
Se lee en minutos
Un márketing macabro

FRANCINA CORTÉS

Ha explicado el experto Fernando Reinares en las últimas semanas la adhesión que concita, a partir de una asombrosa y sofisticada campaña de comunicación, la organización terrorista yihadista Estado Islámico entre la mayoría de musulmanes radicalizados en las sociedades occidentales, incluida España. Focalizo  mi atención en estos musulmanes de los que habla Reinares, y muy especialmente en algunos de ellos, los hijos de los inmigrantes nacidos aquí o venidos aquí a edades muy tempranas. Trato de responder -de forma parcial, eso sí- a la pregunta de por qué se sienten tan fascinados por esta campaña de comunicación; por este terrible producto de márketing del Estado Islámico.

Esta organización vende un sueño (una pesadilla para la mayoría, claro) a todas luces irrealizable pero romántico: el califato. Y combate a un enemigo poderoso: Occidente. Es bien sabido que un buen enemigo une al grupo antagónico. Por su parte, algunas de estas personas viven en un mundo que perciben como hostil y excluyente y que, efectivamente, en ocasiones lo es.

Una de las salidas que se puede dar al resentimiento es ahora el pensamiento yihadista radical. De la misma forma que las ideas de extrema derecha lo son para jóvenes europeos desencantados, celosos, resentidos con ese otro diferente con el que deben compartir el país, el yihadismo radical se alía con los celos y la rivalidad de algunos inmigrantes desnortados.

El filósofo marroquí Mohamed Abed Al Yabri, en su libro El legado filosófico árabe, dice que el salafismo religioso había alzado a modo de estandarte los principios de «autenticidad», «adhesión incondicional a los orígenes» y «salvaguarda de la identidad», entendiendo que la autenticidad, los orígenes y la identidad son el islam: el verdadero, no el de los musulmanes actuales. La lectura del legado cultural de tipo salafí recrea y sacraliza el pasado, y para los problemas de presente y futuro no sabe sino proponer soluciones prefijadas. Y en este caso sería el califato. A ojos de muchos, un sueño -de grandeza, por supuesto-, una idea por la que vale la pena luchar. Ante la exclusión, el yihadismo ofrece a esas personas autenticidad (falsa, claro) y adhesión a los orígenes.

Actualmente sabemos que los procesos de inclusión y exclusión social actúan como factores decisivos en el proceso de aculturación de los inmigrantes, y especialmente de sus hijos, y determinan en buena parte la definición identitaria que tanto el individuo como las comunidades hacen de sí mismos. La inclusión promueve los aspectos de la personalidad más evolucionados, como el amor por uno mismo y por el prójimo, la capacidad de amar al país que acogió a los padres y/o a uno mismo y de identificarse con sus valores, y también el desarrollo de una identidad compleja, aditiva, múltiple. En cambio, la exclusión favorece la personalidad defensiva, la idealización del origen y el victimismo.

Vamik Volkan (profesor emérito de psiquiatría en la Universidad de Virginia, gran conocedor de las repercusiones de las tensiones étnicas en la identidad de individuos y grupos) dice que cuanto más amenazada está nuestra identidad colectiva, más nos enganchamos a ella y hacemos todo tipo de cosas para protegerla. Incluso actitudes masoquistas o sádicas (el terror yihadista tiene componentes sádicos evidentes y también masoquistas). La exclusión genera sentimientos de resentimiento y humillación. Y uno de los canales que dan salida a esos sentimientos, según el autor, es la idealización del victimismo. Algo que legitima la violencia hacia este supuesto otro que excluye.

Noticias relacionadas

Es lógico incluir, por lo tanto, el islam como una variable de esta ecuación compleja que llamamos integración. Otra cosa es convertirla en la principal, un error muy frecuente cuando tratamos de explicar la fascinación de algunos hijos de la inmigración por este terrorismo. Edward Said ya escribió hace muchos años que sería suficiente un mínimo de empatía para imaginar sin dificultad que un musulmán puede sentirse incómodo con la insistencia implacable con la que su fe y su cultura son presentados como fuente de amenaza y asociados de una manera tan determinista con terrorismo, violencia y fundamentalismo.

Pero es que además, lejos de arrojar luz sobre el tema, lo que hace es aumentar la grieta que separa a los ciudadanos de un país. Es una prueba clara de la estigmatización y, en definitiva, de la exclusión. Lo que no es de recibo es atribuir esta violencia al hecho de ser musulmanes. Es decir, como afirmaba Said, a su defectuosa naturaleza. Dicho esto, déjenme también mostrar mi total estupor. Resulta tristemente incomprensible entender cómo alguien puede sentirse atraído por este macabro márketing.