#ouyeah

Curitiba de humildad

Se lee en minutos

Soy el hombre más humilde del mundo. No hay nadie sobre la faz de la Tierra más humilde que yo. Mira si soy humilde que si yo no existiera, no habría ni siquiera que inventarme. No fuera a ser.

Me despierto cada mañana pidiendo perdón de antemano. Por la que pueda liar. Soy consciente de la molestia que provoca mi mera presencia en este mundo y pido disculpas al señor pájaro, al señor árbol y al señor Lobo, y usted qué coño hace en mi cama.

A menudo tengo dudas sobre si debo respirar el aire para no quitárselo al hueco que deja, o mejor me espero a que le sobre a alguien y me lo quiera ceder. A veces hasta me doy golpecitos en la espalda sólo para recordarme que yo también estoy.

Nada, a que no cuela.

Pues algo así me está pasando con este país.

Últimamente -y por últimamente entiéndase cualquier período incluido en los últimos 7 años- nos hemos convertido en exportadores mundiales de lo que el gran Nacho Vigalondo define como triunfracasos: tú paseas tu obra y milagros por los certámenes de medio mundo, el planeta entero te lo reconoce y se rinde a tus pies, y sin embargo tú sigues sin ver un duro en tu cuenta corriente, es más, eres objetivamente cada vez más pobre. Un triunfracaso en toda rule.

Lo hemos conseguido con la gastronomía y con el fútbol. Lo hemos intentado un año más con playa, cruceros, siesta y sangría, y parece que millones de turistas han vuelto a picar.

Sin embargo, recientemente -y por recientemente entiéndase cualquier período incluido en los últimos 6 meses- algo ha empezado a cambiar y también parece que lo haya hecho para siempre. Nuestro lastre macroeconómico ha obrado como el nivel del agua del pantano, que cuando baja lo suficiente acaba dejando al descubierto las ruinas del pueblo fantasma al que sepultó. Y si hay algo desagradable de oler son las bragas de un fantasma. Créeme. Bueno, me lo han contao.

De este modo, empezamos a descubrir que la venda de los ojos en ciertos sectores se llama cheque, que rima con jeque. Y los mejores han empezado a migrar. Bueno, de hecho lo llevan haciendo hace bastante tiempo. Pero lo cierto es que cada vez son más. Ha ocurrido en la investigación. Y en las empresas. Y entre los universitarios. Y en los deportes. Y por supuesto en el fútbol, que si en este país fuera un deporte más, lo habría incluido en mi anterior oración.

Y sin cheque ni jeque, ya se nos puede hinchar la boca, que ya no cuela. No hay mucho más donde rascar. Que se lo pregunten a Artur Mas. Con lo bonito que habría sido verle en medio del Congreso aplaudiendo en catalán. Plaix plaix plaix.

Y luego está lo del Mundial. Porque hemos ido hasta Brasil para enseñarles a esos principiantes cómo juega un Campeón del Mundo y el lunes jugaremos nuestro último partido en Curitiba con todo el rabo entre las piernas. Y nosotros venga a criticar justo al primero que dio la cara para asumir su responsabilidad. Justo al que se negó a echarle la culpa a otro. Y mira que todos sabíamos que cuando el Barça se constipa, es la Selección la que estornuda -y cuando digo todos es porque incluso yo lo sabía, y eso que soy el que menos sabe de fútbol de este país (¿no te he dicho que soy muy humilde?)-.

Aunque lo peor no es eso. Lo peor es que aquí haremos autocrítica por aspersión. Dispararemos a todo lo que se mueva en 360 grados, mataremos a varios mensajeros que pasaban por ahí y rasgaremos un par de vestiduras del ZARA, no vaya a ser que a alguien se le ocurra cambiar algo y haya que retocar la Constitución. Calla, que me he liao.

Suerte que aún nos queda gente como Rafa Nadal, gente como Marc Márquez, gente como la de nuestra Selección caída, sí, gente que definitivamente es de otro planeta, pero por alguna razón ha decidido nacer aquí y seguir siendo de aquí. Pese a cómo somos de cainitas. Pese a cuánto nos va el talar. Y el podar. Y el castrar.

Gracias a todos ellos, ya sabemos que es posible, humano y hasta perdonable, algún día, perder.

Noticias relacionadas

Pero jamás perderse. H

por Risto Mejide