Ir a contenido

Editoriales

Pacto sobre horarios comerciales en Barcelona

La inesperada negativa de última hora del PP impidió en mayo a Xavier Trias sacar adelante una propuesta municipal para ampliar los horarios comerciales en Barcelona. Ayer, de forma igualmente imprevista, Alberto Fernández Díaz anunció que ahora sí hay acuerdo entre CiU y el PP. Los populares, pues, han tenido un protagonismo destacado en el paso adelante que se da en un asunto que lleva varios años suscitando notable polémica. El pacto permitirá que durante julio, agosto y la primera quincena de septiembre los comercios de las zonas de interés turístico de Barcelona puedan abrir ocho horas todos los festivos. Una fórmula intermedia entre el inmovilismo existente hasta ahora y la liberalización sin restricciones, y que en la práctica supondrá que podrá abrir el pequeño y mediano comercio de varios barrios pero casi ninguna de las grandes superficies comerciales de la ciudad, que han lamentado su exclusión y han reclamado el mismo trato. Pero este acuerdo CiU-PP, que debe ser refrendado por el pleno del día 27, es sin duda un avance en la buena dirección, porque permitirá calibrar el efecto positivo de las ventas en día festivo y en verano, sin que a priori vaya a causar perjuicios al comercio de proximidad, más sensible a la competencia sin limitaciones. La tendencia en todas las ciudades desarrolladas y con grandes flujos turísticos es que el comercio pueda abrir los festivos para que no se desperdicien ventas. Renunciar a ellas en una época de crisis es poco menos que suicida.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.