22 feb 2020

Ir a contenido

tú y yo somos tres

El Papa, telonero en Mediaset

Ferran Monegal

Extrañísima, incomprensible, sorprendente, insólita y garrafal torpeza la que ha demostrado el grupo Mediaset con la entrevista al Papa Francisco. No se consigue una entrevista exclusiva con el Papa todos los días. Y menos todavía una conversación, cara a cara, de  casi 60 minutos. Y resulta que han liquidado el asunto casi de tapadillo, prácticamente sin campaña de promoción previa, y emitiéndolo por la cadena Cuatro -ni siquiera por Tele 5- después, o sea, como furgón de cola, de Viajando con Chester. O sea, el Papa Francisco como telonero de Risto. ¡Ah! Colosal torpeza la del grupo Mediaset. Más que ofrecernos la entrevista, parecía que se la sacaban de encima. El entrevistador de Francisco ha sido Henrique Cymerman, un periodista residente desde hace muchos años en Israel, y cuyas crónicas -siempre de tendencia prosionista- las hemos visto muy a menudo  en Antena 3 TV. La entrevista se ha producido poco después del encuentro del Papa con los presidentes de Israel y Palestina, Simón Peres y Mahmud Abás, un reunión calificada como un logro histórico, sin precedentes, y aplaudida por todo el mundo. Y la entrevista ha sido amplia, profunda, interesantísima. Todos los que quieran conocer un poco al nuevo Papa, saber cómo piensa, saber en qué no transige y en qué sí, y también deleitarse con su forma de usar la metáfora, y de cómo filtra pinceladas de humor y de ironía, deberían visionar esta entrevista; aunque les va a ser difícil, porque en la web de Cuatro, a día de hoy, la esconden de forma laberíntica. De los muchos temas sobre los que fue preguntado, cabe resaltar la propia autocrítica. Dijo: «Los obispos no somos príncipes, somos servidores (..) El pastor que no apacienta sus ovejas, sino que se apacienta él, no es pastor: es lobo (..) Condeno la violencia en nombre de Dios. Los cristianos la hemos practicado. Condeno los grupos fundamentalistas que están en todas las religiones: aunque no maten, son violencia».

Cymerman no se olvidó de preguntarle al Papa por Catalunya. Y el Papa respondió: «Hay independencia por emancipación, e independencia por secesión. La secesión, si no hay un antecedente que forzó la unidad de esa nación, hay que tomarla con pinzas». Interesante: de las palabras de Francisco se desprende que si hay antecedente de unión a la fuerza, la secesión se justifica.

¡Ah! Qué inmenso error, repito, meter de telonera esta extraordinaria y meditable entrevista.