14 ago 2020

Ir a contenido

Som Escola. Som Catalunya

Sílvia Cóppulo

Para poder ejercer el derecho a decidir se tienen que encontrar varios factores: que una gran mayoría de la población lo quiera; que un amplio espectro político lo sostenga; que se haga bien y que esté muy liderado.

Desde fuera admiran el modelo de escuela catalana. En Catalunya la escuela cohesiona, integra y forma. La inmersión lingüística une y hace comunidad. Aglutina y trabaja por la igualdad de oportunidades. La escuela catalana es un éxito de país, cosa que ni sabíamos cuando la acordamos ahora hace treinta años.

Laminar la escuela o laminar las finanzas son variantes diferentes y complementarias para laminar el autogobierno, es decir, para mirar de hacer que Catalunya se subordine y pierda la voluntad de hacer y de ser.

Hoy, a las seis de la tarde en el paseo de San Juan, esquina Gran Vía, en la plaza de Tetuan de Barcelona, arrancará una marcha en formato de pasacalle a favor del derecho a decidir del modelo educativo y para fortalecer el apoyo al modelo de inmersión lingüística, en contra de la LOMCE. La marcha acabará con un montón de actuaciones para los niños, los jóvenes, los adultos y la gente mayor. Cuarenta y cuatro entidades la convocan cívicamente.

Es durante el curso que viene cuando se tendría que poner en marcha la ley Wert, ahora desautorizada por una sentencia del Consejo de Estado que es contundente pero no es vinculante.

Porque no se quiere segregar a los niños y las niñas por razón de lengua, hoy hay que movilizarse en la calle. La gente es la fuerza de Catalunya. La gente hará que el Govern se pueda mantener más firme y no tenga que aplicar un modelo que no es el nuestro, un modelo en el que no creemos.

Hoy, "Som escola. Som Catalunya".

Temas LOMCE