08 ago 2020

Ir a contenido

Las urnas avalan las urnas

Sílvia Cóppulo

Mañana votamos. Elegimos el Parlamento Europeo. Ejercicio democrático. Decidimos. 400 millones de personas podremos poner una papeleta dentro de una urna.

Y a la vez, el Govern nos presenta su modelo de urna. Es una caja plegable de cartón rectangular con una ventanilla plastificada en dos laterales, de forma que las papeletas de dentro se puedan ver desde fuera a ambos lados de la mesa electoral. Las urnas catalanas son fáciles de transportar y muy baratas: valen dos euros, frente a los treinta y cinco que cuestan las tradicionales. Las nuevas urnas no se usarán en las elecciones de mañana. Son para la consulta del próximo 9 de noviembre. La Generalitat, pues, anda con paso firme hacia la creación de la infraestructura necesaria para poder ejercer el derecho a decidir. Además del modelo de urnas, presenta el modelo de papeletas, elabora el mapa de poblaciones y puntos de votación en Catalunya y el próximo martes aprobará la creación del registro de catalanes residentes en el exterior, para que también puedan votar en la consulta.

No es casual el momento elegido para presentar el modelo catalán de caja de cartón donde tenemos que poder depositar una papeleta. El paralelismo evidencia el razonamiento político. El voto es un método de toma de decisiones a partir de medir la opinión de la población. Votar es ejercer el derecho a decidir. Votar es democracia. Ahora y siempre. Mañana y en noviembre. Por Europa y por Catalunya. Las urnas avalan las urnas.