La rueda

Si es ahora quizá es nunca

1
Se lee en minutos

Si el debate independentista se abordase desde una perspectiva principalmente académica, estaríamos asistiendo a uno de los debates políticos más estimulantes desde todas sus perspectivas: qué es un Estado en el siglo XXI, qué es una nación y cómo conviven en la era de la globalización, la articulación de los dos en el seno de la UE, qué entendemos por democracia… Sin embargo, la constante y excesiva propaganda desmerece la oportunidad que la historia nos ha brindado.

La ambigüedad mal calculada, en la que conceptos como Estado propio, derecho a decidir o soberanismo pretendían ser compartidos por aquellos que estuvieran pensando en un Estado federal, en un referendo para reformar la Constitución o en el catalanismo, ha sido absolutamente apartada creando un imaginario colectivo en el que se pretende pensar solo en un Estado independiente, en un referendo por la independencia o en independentismo.

Noticias relacionadas

Además, y pese a que en el programa de los dos partidos más votados en Catalunya (CiU y PSC) no conste en ningún lugar qué tipo de consulta se propone, ni qué pregunta, ni en qué fecha (teniendo toda la legislatura como margen), se ha asumido como natural, y a base de insistir, que «somos demócratas y el 9-N queremos votar» (Carme Forcadell) o que «independencia es sinónimo de democracia» (Oriol Junqueras).

¿Quiere decir Forcadell que quienes no ven claro hacer con garantías una consulta que vincule a todos el 9-N no son demócratas? ¿Qué tipo de democracia defiende ella? ¿La directa? ¿Quiere decir Junqueras que los no independentistas no son demócratas? ¿Qué tipo de democracia pretende él? ¿La militante? Es obvio que la ANC y ERC han ganado la batalla de los marcos, pero conviene recordarles que las prisas y el ahora o nunca quizá puedan acabar siendo que si es ahora, y planteado así, será nunca.