La rueda

Nosotr@s votamos

1
Se lee en minutos

Las primarias abiertas de los socialistas en Barcelona han servido para evidenciar la ausencia de proyecto de Xavier Trias, para conocer mejor a una generación de políticos que merecen y desean dirigir su partido o para poner en práctica nuevas fórmulas de relación con la ciudadanía. Es la primera vez que se hacen en nuestro país. Entre tanto, la semana pasada irrumpió en el proceso una campaña vía Twitter de independentistas a favor de uno de los candidatos.

Noticias relacionadas

Mientras Jaume Collboni ha sido apoyado públicamente por Juan José López Burniol Xavier SardàJordi Martí cuenta con la simpatía de Eduard Voltas o Ernest Folch. De eso van, en parte, las primarias: de abrirse al exterior, de debatir, de movilizar y de mojarse. En mi opinión, por ejemplo, Collboni es el mejor candidato y es quien representa mejor la síntesis de lo que es la Barcelona con la que sueño.

Sin embargo, en el hilo de la campaña a favor de Martí se pueden leer cosas como: «¿Qué problema hay si la campaña hunde al PSC? Un obstáculo menos para la independencia» (Xavier Serrahima); «Tenemos que hacer lo posible para poner indepes en lugares relevantes. Se hace guerra sucia, no podemos ir con el lirio en la mano» (Emma Castells); «Si las primarias os importan un pimiento y sois indepes, votad a Jordi Martí. Haremos tambalear al PSC» (Pilar Carracelas). Que alguien a quien el PSC no le interesa lo más mínimo, o cuyo objetivo pasa por hacerlo tambalear, participe en su proceso de primarias es como si los votantes de Ciutadans se organizaran para votar en unas hipotéticas primarias de ERC en contra de su actual líder. A mí no se me pasaría por la cabeza votar en unas primarias (que ni están ni se las espera) del PP por muy abiertas que fueran, aunque es una decisión muy personal. Sea como sea, el 29 de marzo tendremos los primeros resultados. ¿Votamos?