27 sep 2020

Ir a contenido

La rueda

No toquen el 'crowdfunding' cultural

Saül Gordillo

E l anteproyecto de ley del Gobierno para limitar a 6.000 euros la aportación a iniciativas en cada plataforma digital de crowdfunding a lo largo de un año ha puesto en alerta a los internautas, que viven los últimos consejos de ministros con cierto pánico. Venían de la tasa Google y el pasado viernes va y les cae el límite al micromecenazgo o financiación colectiva a través de la red, que en España movió en el 2013 unos 30 millones de euros. Si la nueva ley no excluye a las plataformas que se dedican a recaudar dinero para proyectos culturales, como sería el caso de la catalana Verkami (1.800 iniciativas), estaríamos ante un atentado -uno más, como el IVA- contra el sector de la cultura, los jóvenes creadores y los ciberactivistas.

En Catalunya, un golpe al micromecenazgo sería tan letal que prácticamente eliminaría la única vía de financiación de numerosos proyectos y campañas que surgen en el entorno digital. La iniciativa que ha batido el récord europeo de crowdfunding es precisamente el documental independentista que prepara la cineasta Isona Pasola, L'endemà, que recaudó 350.000 euros de más de 8.000 mecenas. Algún malpensado diría que la intervención del Gobierno español en el ámbito del micromecenazgo en internet es un ataque a la línea de flotación del activismo soberanista, muy dinámico y exitoso en la red promoviendo libros, películas, juegos y todo tipo de campañas independentistas. Pero el Ejecutivo de Rajoy ha demostrado que lo suyo no es solo aversión al soberanismo, sino alergia a todo lo que se mueve por la red fuera de los controles tradicionales. Al proyecto de ley de seguridad ciudadana me remito. Tuiteen y compartan sus contenidos en la red antes de que Rajoy declare internet inconstitucional e ilegal en el próximo Consejo de Ministros.