La rueda

Sin legitimidad política de origen

1
Se lee en minutos

Las próximas semanas, y con las elecciones europeas a la vuelta de la esquina, los partidos políticos hablarán (en el mejor de los casos) del proyecto europeo y de los valores democráticos de la Unión. Un discurso que, sin embargo, chocará de lleno con las prácticas internas que desarrollan en su mayor parte y que les restan cualquier tipo de credibilidad en un momento en el que los ciudadanos exigimos más y mejor democracia.

Noticias relacionadas

En el caso de Catalunya, ICV y el PSC han organizado procesos de primarias internas para elegir a sus candidatos a eurodiputados. Ernest Urtasun fue elegido candidato de los ecologistas después de que 1.102 militantes lo apoyasen. Un proceso similar, por cierto, al utilizado por el socialista Javi López, que con más de 5.300 votos será, probablemente, el eurodiputado de nuestro país con más legitimidad de origen en su elección.

¿Y el resto? Del nombramiento de Josep Maria Terricabras (ERC) nos enteramos por la prensa y a la par que la militancia de su partido, muy dispuesta a hablar del derecho a decidir siempre y cuando no estemos hablando de sus candidatos. Cabe recordar que en su día Oriol Junqueras fue designado eurodiputado por unanimidad y a propuesta de la dirección. Situación parecida, por cierto, a la de Elena Valenciano (PSOE), de cuya designación nos enteramos por una filtración horas antes de ser sometida a votación. Asimismo, y aunque aún está pendiente de saberse quién encabezará la lista de CiU al Europarlamento, donde previsiblemente compartirá grupo con UPD, y la del PPC -partido que estaría pensando en una jubilación para Alicia Sánchez-Camacho-, el proceso mediante el que serán elegidos parece previsible. La designación digital, o sea a dedo, seguirá siendo el método favorito de unos partidos que prefieren hablar de democracia antes que ponerla en práctica.