12 jul 2020

Ir a contenido

Geometría variable

Y ahora, Valenciano contra Mayor Oreja

Joan Tapia

Ayer vi en diferido la entrevista que una traviesa Gloria Lomana -la directora de informativos de Antena 3 que hace unos meses entrevistó a Aznar- le hizo el lunes a Mariano RajoyAznar, contento de no tener que sufrir las servidumbres de gobernar pero contrariado por no mandar, fue en aquella ocasión a meter el puñal. Rajoy fue a todo lo contrario. A cumplir con una pesada obligación que acepta (alguna vez) con disciplina de alto funcionario. Pero fue sobre todo a que «Gloria» (así la llamó cuando la periodista se intentó desmandar) no le metiera ningún gol. Lo logró. Y  algún patinazo, como decir (al hablar sobre Bárcenas) que la ley de transparencia recientemente aprobada por el Congreso es la mas avanzada de Europa, indica que sabe abrir el paraguas con cinismo ante la peor tormenta. Sin que se le mueva ni la corbata. Maquiavelo, científico de la política, diría que esa es una cualidad del Príncipe.

Y posiciones muy conservadoras, como la rigidez con Catalunya o el inmovilismo con los presos vascos, así como la reforma de la ley del aborto de Gallardón, le convienen para contentar a su electorado más cafetero, al que no quiere perder en unas elecciones -las europeas de mayo- en las que vota poca gente y donde le ha salido un partido competidor por la derecha (el Vox de Ortega Lara), cuya irrupción Rajoy despachó diciendo que no era una cosa ideal tener contrincantes en el espacio «moderado» (!).

Pero, en cualquier caso, el que exhibió fue un conservadurismo correcto. Dijo que descartaba que Catalunya fuera independiente y que se celebrar una consulta a tal fin (resulta difícil que un presidente español diga otra cosa), pero rehuyó hablar de las medidas de retorsión («si las explico no podría rectificar», declaró). Sobre los expresos de ETA dijo haber encargado un informe jurídico para evitar que se presenten a las elecciones, pero «no adelantemos acontecimientos».

Respecto al aborto -pese al anteproyecto aprobado por el Gobierno- aseguró que buscará mas consenso, pero añadió: «No voy a explicar mis posiciones». ¿Apoya o no la reforma de Gallardón? Ni lo uno ni lo otro. Gallardón le conviene para las europeas, pero no quiere cerrar puertas porque sabe que tendrá que tocar la ley de cara a las autonómicas (le da votos cafeteros pero ahuyenta a los centristas)

Pero el objetivo de la entrevista era también vender el éxito económico. Sin excesivas exageraciones pero con propaganda descarada. Que la inflación sea solo del 0,8% no es un buen dato porque pasa porque la demanda está hundida. Y que los bonos a 10 años hayan caído del 7,3% al 3,8% se debe a la política de Draghi en el BCE. Una prueba: los bonos de Irlanda, país que fue rescatado, van mejor que los nuestros y Portugal los coloca al 5% cuando llegó al 10%. Pero se ha evitado el rescate total, la economía sale de la recesión y el empleo no va tan mal (veremos hoy la EPA). Y el FMI ha mejorado cuatro décimas, hasta el mísero 0,6%, la previsión para el 2014 (contra un 2% para los países industrializados). Pero seguimos bastante por debajo del promedio de la OCDE. Aunque la reforma laboral ha ayudado más a la devaluación interna que a los despidos y la competitividad ha mejorado, algo que todos los analistas internacionales (aunque no la izquierda española) consideran positivo. Y se ha evitado el rescate total, que hubiera sido socialmente muy costoso.

Ahora la batalla del semestre es Europa. Rajoy va a ir a las elecciones de mayo gritando que la economía va mucho mejor de lo que va, buscando que sus electores cafeteros no vayan a la abstención o a Vox, y con Jaime Mayor Oreja de candidato (no le gusta cambiar nada). Rubalcaba pregonará que la población nota poco la mejora (cierto) y que se debe a Draghi (verdad parcial) y recalcará que la ley del aborto sitúa a España fuera de Europa. Y con la feminista e incisiva Elena Valenciano abriendo fuego. Si Rajoy gana, habrá liquidado a Rubalcaba (y al PSOE para el 2015). Si Rubalcaba gana, Rajoy tendrá problemas internos y…