Los presupuestos que Merkel quería para Catalunya

4
Se lee en minutos

Se debate a menudo sobre qué futuro encaje tendrá Catalunya en Europa, y sobre si los centros de poder del viejo continente entienden y simpatizan con la voluntad de celebrar una consulta. Es un debate complejo, y es evidente que Europa, a pesar de que no se quiere involucrar, lo mira con atención.

Pero los centros de poder europeos, cuando miran a Catalunya, tienen ahora mismo otra prioridad más inmediata. Berlín, Fráncfort y Bruselas, cuando miran hacia el sur de Europa, incluida Catalunya, lo que ven, en primer lugar, es una gran bolsa de deuda.

Una gran bolsa de deuda que en el caso de España asciende al 270% del PIB, unos títulos que son en gran parte propiedad de la banca española, pero también del conjunto del sistema financiero europeo, principalmente entidades financieras francesas y alemanas. La oligarquía financiera europea no quiere perder ni un céntimo invertido en la burbuja inmobiliaria española, y tiene al BCE, al Gobierno federal alemán y la Comisión Europea a su servicio para garantizar que lo cobrarán todo.

La oligarquía financiera europea no quiere perder ni un céntimo invertido en la burbuja inmobiliaria española

Es en este contexto que España inició en 2010 el camino de la austeridad. Y es en este contexto que Zapatero impulsó la reforma del artículo 135 de la Constitución. Pagar la deuda, devolver todo lo que invirtió la oligarquía financiera en la burbuja, es la prioridad. Y para conseguirlo, se inicia un proceso de desmantelamiento y privatizaciones masivas en nuestro país.

¿Qué es la Troika? Sencillamente, el mecanismo institucional (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional) que ha garantizado este proceso. Ha garantizado que la banca privada europea --fundamentalmente la alemana--, que infló las burbujas de activos aquí, en el sur, con préstamos insensatos a los bancos de los países periféricos en época de vacas gordas, fuera rescatada, a partir de 2008, con dinero público de los mismos contribuyentes europeos, fundamentalmente alemanes. Y que lo hiciera, encima, con la cínica excusa de tener que "ayudar" a unos "vagos" meridionales, a los que, a cambio de la "ayuda" se les estrangularía el gasto social y se les desmantelaría el ya precario Estado Social y Democrático de Derecho que disfrutaban.

Es en este programa donde se inscriben los presupuestos de la Generalitat de este año, los del 2012 y la prórroga del año pasado. El Gobierno del PP y la Generalitat están servilmente cumpliendo hasta la última línea lo que les han mandado Merkel y la Troika: recortar, recortar, recortar. Desapalancar, desapalancar y desapalancar: tenemos que devolverlo todo, dicen. Cueste lo que cueste.

El Gobierno del PP y la Generalitat están servilmente cumpliendo hasta la última línea lo que les han mandado Merkel y la Troika

Y es evidente que el problema de la deuda es un problema que tiene dos actores: los deudores, pero también los acreedores. Ambos son responsables de la bolsa acumulada: los gobiernos del PP y del PSOE y las entidades financieras por igual. Cuando se hace una inversión ruinosa, el inversor es igualmente responsable de haberla hecho, y debe asumir las consecuencias. Reestructurar, auditar y negociar la deuda a escala europea es un programa político urgente a desarrollar si no queremos morir ahogados por ella. Es el programa político de Syriza. Y el de ICV.

Cuando estos días acusamos a CiU de hacer el papel de cobradores del frac de la Troika en Catalunya hablamos exactamente de eso: de obedecer al mandato de las finanzas europeas en contra de los intereses del pueblo de Catalunya. De no contestar un marco presupuestario injusto y suicida para las clases populares de este país.

Acusamos a CiU de hacer el papel de cobradores del frac de la Troika en Catalunya

Sabemos que la Generalitat no puede hacerlo todo, pero sí puede hacer dos cosas: agotar el margen fiscal que aún tiene, y contestar políticamente el objetivo de déficit y las políticas de ingresos. Pero Mas ha elegido otro camino. No sólo no hace esto, sino que se jacta por toda Europa de ser el alumno que más y mejor recorta. Y no olvidemos que votó favorablemente la Ley de estabilidad presupuestaria, que es la que hoy permite estrangular a la Generalitat.

Resulta incomprensible que ERC haya decidido apoyar estos presupuestos

Noticias relacionadas

Lo que resulta más incomprensible, es que ERC haya decidido apoyar estos presupuestos. Y no vale hablar de la consulta como moneda de cambio. El acuerdo para la consulta ya está hecho: ¿Por qué votar entonces a favor del austericidio?

Hoy es un día nefasto para el pueblo de Catalunya. Y es una victoria más de Merkel y la Troika.