13 ago 2020

Ir a contenido

Un nuevo paso en mi compromiso

Jaume Collboni

Iniciar una nueva etapa ilusiona. Hoy doy un paso muy importante con mi ciudad, y con las ideas y valores que defiendo. Afronto el reto de participar en las primeras primarias abiertas para ser candidato a la alcaldía, para los y las socialistas de Barcelona, y para una mayoría de progresistas de la ciudad. Hoy, la gente de progreso de Barcelona nos damos una gran oportunidad, la de iniciar una nueva forma de hacer política y la de recomenzar una nueva etapa decisiva para la ciudad.

Soy un apasionado de la ciudad donde he nacido y vivido, donde he aprendido a ser ciudadano. Soy un chico del Baix Guinardó, un catalán de Barcelona, una ciudad que para mí es mucho más que el escenario de mi vida. Para mí Barcelona es un proyecto, una forma de vivir, una visión del país y del mundo. Yo soy de aquellos barceloneses que cuando viaja por el mundo, con decir “soy de Barcelona” cree que ya está todo dicho. Supongo que esto sucede cuando te identificas con un lugar y lo que representa.

La ciudad es el lugar donde se materializa nuestra voluntad de convivir y de cómo hacerlo. Es el espacio compartido donde se expresan valores, razones y convicciones. Donde se reflejan las contradicciones y las esperanzas de nuestro tiempo. Por eso la ciudad es un proyecto, más allá de las marcas y de los modelos.

Yo aspiro a que mi ciudad refleje los principios en los que creo: la igualdad de oportunidades, por encima de la procedencia social o cultural, la libertad de tener las oportunidades necesarias para desarrollar tu propio proyecto de vida personal y profesional, al igual que favorecer la creatividad como motor cultural, educativo y económico.

Presentarme a las primeras primarias abiertas es también un compromiso con la nueva política que debe venir, radicalmente diferente. Un compromiso con un proyecto político con el que quiero contribuir a renovar y a reforzar. También el compromiso con las compañeras y compañeros que se presentan, por la gran responsabilidad que tenemos y porque somos un equipo.

Reivindico la política auténtica, sin artificios, hecho para y con ciudadanos y ciudadanas que tienen un compromiso cívico. Un compromiso que, en mi caso, es tan antiguo como mi conciencia personal. Desde muy joven he sido un activista del derecho a la educación, de los derechos laborales y sociales de los trabajadores y las trabajadoras y de los derechos civiles.

Ahora me siento con la capacidad, la energía y las ideas para liderar la mayoría transformadora y de progreso que la ciudad necesita. Hay mucha gente que me acompaña, de dentro y de fuera, y ya desde ahora les agradezco la confianza que han depositado en mí.

Mi objetivo, como el de la mayoría de barceloneses y barcelonesas, es que Barcelona sea la ciudad igualitaria, abierta, creativa y adelantada que lucha por un futuro mejor para su gente. Y me rebelo contra aquellos que nos están dejando una ciudad parada y sin rumbo. Subordinada. Privatizada.

Me ofrezco para liderar la construcción de la Barcelona de los derechos, también de los que hoy no podemos hacer realidad. Una Barcelona respetuosa que redistribuya oportunidades y confianza en el futuro. Más justa y más dinámica. Que ponga en valor lo que es público, lo que es de todos.

Sé, por experiencia, que la convicción y el esfuerzo, cuando son compartidos, consiguen cambiar el rumbo de las cosas. ¿'Recomencem'?