08 ago 2020

Ir a contenido

La contrarreforma constitucional

Carles Campuzano

"El listado de leyes recentralizadoras y homogenizadoras promulgadas por el Gobierno de Rajoy en los últimos meses es enorme"

Se celebran los 35 años de aprobación de la Constitución y estamos viviendo una verdadera contrarreforma constitucional. La crisis y el desprestigio general de la política y el sector público está siendo aprovechado por el PP para promover su programa de máximos: el desguace del Estado autonómico.

El listado de leyes recentralizadoras y homogenizadoras de los últimos meses es enorme; sin ánimo de ser exhaustivo, estas son algunas de las contrarreformas que se han aprobado o aprobarán durante estos meses:

- Ley de reforma educativa. Recentralizar todo el sistema educativo español, currículos, horarios, evaluaciones. Reduce las competencias de Catalunya en educación. Debilita el aprendizaje de las lenguas oficiales distintas del castellano. Es un misil contra el modelo de inmersión lingüística catalán con el objetivo de romper el modelo integrador y de cohesión social vigente y que ha evitado la división del país en dos comunidades y ha facilitado un buen funcionamiento de la movilidad social ascendente.

Ley de creación de la autoridad independiente de responsabilidad fiscal. Una autoridad que será muy relevante y que tiene muy poco de independiente, ya que en buena parte depende del Ministerio de Hacienda y Administracione Públicas. En el futuro condicionará directamente el marco presupuestario de la Generalitat.

Ley de reforma de la administración local. Otro misil con carga de profundidad en contra de la autonomía municipal y en el caso de Catalunya en contra de las competencias que el Estatut otorga a la Generalitat en el ámbito local. Las diputaciones, administraciones sin elección directa de cargos, pasarán a gestionar la mayor parte de los municipios menores de 20.000 habitantes, retrocediendo a un modelo decimonónico.

- Ley de unidad de mercado. Con esta ley, el Gobierno sitúa la voluntad de cualquier operador económico por encima de la voluntad democrática del Parlament de Catalunya y de cualquier parlamento autonómico. A partir de su aprobación será difícil que el Parlament pueda legislar en materia económica.

- Ley del sector eléctrico. Supresión de las competencias que hoy tiene la Generalitat en el tema eléctrico.

- Ley general de telecomunicaciones. Lo mismo, recentralización de competencias que hasta el momento están ejerciendo la Generalidad y las corporaciones locales, incluso en el ámbito urbanístico --sobre la instalación de antenas en los municipios-- y medioambiental.

- Ley de control de la deuda comercial en el sector público. Una norma que podría ser positiva pero que no lo es ya que persigue el gran objetivo de controlar estrechamente a la Generalitat y otras administraciones territoriales, desde la perspectiva financiera y presupuestaria .

- Ley de impulso de la factura electrónica y creación del registro contable de facturas en el sector público. Uniformiza los formatos de presentación de facturas electrónicas y los limita en relación a los que hoy utiliza y admite la Generalitat.

- Ley de evaluación ambiental. Establece una legislación básica tan exhaustiva y detallada que no deja lugar a la regulación propia de la Generalitat. Además, abre una vía de medidas medioambientales compensatorias, en manos del ministerio, la cual puede derivar en que los daños medioambientales que se hayan producido en Catalunya puedan ser compensados ​​con acciones positivas en otros territorios.