3
Se lee en minutos

La decisión sobre qué sistema de votación se utilizará en las Primarias Abiertas de Barcelona, junto con la decisión de qué avales se requerirán a las candidaturas definirá, en gran medida, qué modelo de primarias tendremos.

Primarias a una vuelta

Con el sistema de votación de una vuelta sólo hay una jornada electoral, en la que quién obtiene más votos, gana las elecciones y se convierte en alcaldable del PSC a Barcelona.

Esta opción tiene ventajas, como son una limitación del coste económico y organizativo, dado que sólo hay que organizar una jornada electoral, lo que supone también que la movilización de los electores sólo debe producirse una vez. A la vez, el sistema de una vuelta es más sencillo de entender para el electorado, porque quien saca más votos gana.

Por el contrario, con este sistema de votación se podría dar la circunstancia de que ganara una candidatura sin que obtuviera unos apoyos mayoritarios y que por tanto se pudiera cuestionar el liderazgo del ganador. Debemos reflexionar acerca de este extremo, y creo que no deberíamos pedir a este proceso y a las candidaturas algo que no es propio de la compleja sociedad actual, ya que el sistema político catalán y barcelonés se encuentra totalmente fragmentado, sin claras mayorías, lejos de blancos y negros.

Primarias a dos vueltas

Con un sistema de dos vueltas, las dos candidaturas con más votos pasarían a una segunda ronda, en la que se escoge quien es alcaldable.

Este sistema tiene la ventaja de generar una sensación de mayor participación directa en la elección, ya que se vota en dos ocasiones. En todas las primarias existe un proceso progresivo de decantación, retirada y fusión de candidaturas. Con este sistema queda más claro que es el voto directo de las personas el que va marcando los apoyos a candidaturas en cada momento del proceso y los votos de los electores son los que hacen decidir su retirada o fusión.

Además, puesto que en la última ronda solo compiten dos candidatos o candidatas, el ganador o ganadora obtiene siempre un apoyo mayoritario.

Alternativas a estas dos opciones

En la práctica hay otras fórmulas mixtas que nos permitirían resolver algunos de los dilemas que estas dos soluciones nos plantean, como son el sistema de preferencias y el de dos vueltas con posibilidad de una.

En el sistema de preferencias las personas cuando votan ordenan numéricamente las candidaturas por orden de agrado de los candidatos que se presentan. A lo largo del recuento, los votos de las candidaturas con menos primeros votos pasan a la candidatura en segunda opción, y así progresivamente hasta obtener una candidatura ganadora.

Con este sistema el ganador o ganadora siempre obtiene un apoyo mayoritario, y es más simple de organizar dado que todo se hace en una misma vuelta. Pero existe un inconveniente muy importante, la votación y el resultado son complicados de entender, especialmente porque en una única votación una segunda o tercera candidatura podría pasar a ser la ganadora por ser la segunda preferencia de muchas personas.

En el sistema de dos vueltas con posibilidad de una, solo se pasa a la segunda votación en caso que la candidatura ganadora no obtenga un apoyo mayoritario en la primera. Por ejemplo en Nueva York, donde este septiembre se organizaron las elecciones primarias demócratas, era necesario ganar la primera vuelta con un 40 % del voto para ser candidato directamente.

Noticias relacionadas

En Argentina, las primarias presidenciales se ganan sin necesidad de ir a una segunda vuelta si alguna candidatura alcanza un 45% del voto, y un margen de victoria por encima del 10% respecto al segundo candidato. De esta forma se evita la necesidad de hacer una segunda vuelta si el resultado es claro.

Ninguno de los sistemas podemos afirmar que sea "el mejor" de forma categórica, en todo caso, estamos buscando cuál se adecua más a nuestros objetivos y nuestras posibilidades. En el momento elegir uno de estos sistemas debemos tener presente que las primarias de Barcelona son abiertas a todas la ciudadanía. Es esencial que el proceso de primarias conjugue la garantía de máxima participación, que es nuestro principal objetivo, con la austeridad necesaria en este momento. El PSC de Barcelona organizamos estas primarias para recuperar la confianza de la ciudadanía en la política y la ciudadanía reclama más austeridad de los partidos políticos.