tú y yo somos tres

No informan, nos entretienen

1
Se lee en minutos

Mara Torres escucha a Rosa María Calaf (‘Torres y Reyes’, La 2).

Nació como un programa sin expectativas. No se le suponía ninguna virtud. Adornado con sketches jocosos y humorísticos, decían servir al lema Vida después de internet. O sea,  parecía un programita más, colgado de la red y de la nube. Pero en solo tres ediciones que llevan emitidas, hemos encontrado ahí momentos de insospechada nitidez argumentativa. Momentos de alto poder alimenticio para nuestros cerebros teleadictos. El otro día conformaron una mesa de virtuosos apóstoles de internet. Glosaban, con gran satisfacción, las infinitas posibilidades de este invento. «¡Se está demostrando que podemos cambiar las cosas!» decían con un entusiasmo, y una pasión, muy bonitas. En la reunión estaba Rosa María Calaf. En un momento dado, mirando a los allí presentes con mucho cariño, advirtió: «El problema es que la gente puede llegar a pensar que todo va a  cambiar poniéndose frente al teclado y dándole al click. Creemos que tenemos muchos amigos porque estamos en Facebook, pero la amistad es una cosa distinta. En China yo llegaba a mi oficina y escribía la palabra libertad, o Tiananmén, en mi ordenador, y quedaba la pantalla en blanco y salía un letrero que decía 'Palabra no encontrada'. Nos creemos que por seguir en twitter a un presidente o a un ministro podemos interactuar con él, cuando lo más probable es que interactuemos con el empleado subalterno de turno porque a él le importa un pito. O sea, nos creemos que estamos informados cuando en realidad estamos entretenidos». ¡Ahh! Qué magistral resumen el de Rosa María, sintetizando en dos minutos esa pamema, esa apariencia, en la nos han sumergido. No les he dicho todavía el nombre del programa. Se llama Torres y Reyes. Lo conducen Mara Torres y Joaquín Reyes, los jueves, en La 2. Merecen ser seguidos.

RICARD FORNESA .- Ha conseguido Josep Puigbó meterse en el programa (S)avis (El 33). Cree que está dotado para hacer entrevistas. Esta semana se ha sentado frente a Ricard Fornesa, una de las criaturas más importantes del sector jurídico, empresarial y bancario de Catalunya. Fue el inventor de Agbar. Sigue siendo su presidente de honor. Pero ni una sola pregunta sobre el colosal litigio que hay ahora mismo entre Agbar y Acciona por las Aguas del Ter Llobregat, con el surrealista espectáculo añadido de departamentos de la Generalitat enfrentados entre sí. ¡Ah! Qué maravilla de entrevista.