27 oct 2020

Ir a contenido

tú y yo somos tres

Obispo guapo, radical y retro

Ferran Monegal

Si la semana pasada El convidat Albert Om (TV-3) estuvo en casa de Iniesta, esta semana se ha ido a Solsona a casa del obispo Novell. ¡Ah! Es un misticismo diferente el de este monseñor. Mientras caminaba con su maleta hacia el Palacio Episcopal, murmuraba Om para sus adentros: «Es un obispo joven, guapo, mediático y conservador». Sí, y hasta podría haber añadido aquello que al parecer exclaman suspirando las virtuosas feligresas cuando le ven pasar; «¡Ay, qué lástima! ¡Malaguanyat!». El encuentro entre el periodista y el insigne pastor ha sido de una indiscutible utilidad. Le decía No-vell«Si he aceptado invitarle es por transparencia, para que la gente pueda ver cómo vive, y cómo es, un obispo». Y así ha sido, en efecto: con este encuentro hemos podido comprobar las ideas que tiene este prelado en la cabeza. En este sentido, el momento más definitorio y luminoso fue después de cenar, charlando los dos en un saloncito. Om inició una batería de preguntas, y Novell las fue contestando con rapidez.

-¿A favor del preservativo?

-No

-¿Relaciones prematrimoniales?

-No ayudan

-Parejas casadas: ¿acto sexual por placer, sin fines procreativos?

-No es la auténtica expresión del amor.

En vista de aquel ideario, el periodista concluyó: «Sobre el matrimonio homosexual no hace falta que le pregunte, ¿verdad?». Y entonces Xavier Novell remató con ardiente convicción : «¡Com mes radicals serem, mes atractius serem!». ¡Ahh! Qué interesante eslogan. Tiene gancho, pegada, fuerza. Incluso puede llegar a  asustar, o impresionar profundamente, a la concurrencia. Sorprende no obstante que provenga de criatura tan joven. Es verdad que la juventud suele abrazar la radicalidad -es uno de sus atractivos más hermosos-, pero la radicalidad que defendía monseñor era un regreso al integrismo más feroz, típico de épocas retro. Desconozco cuándo se produjo este interesantísimo encuentro. Sospecho que antes que el Papa Francisco se haya declarado contrario a condenar la homosexualidad, el preservativo y a favor de dar mayor papel a la mujer en la Iglesia. Habría sido sugestivo que Om le hubiera preguntado por estas papales advertencias. No fuera a resultar que el obispo más joven de la historia de España estuviera en un camino que le aleja de su jefe, el actual Vicario de Cristo en la Tierra.