1 de agosto: efemérides rajonianas

Se lee en minutos

El 1 de agosto del año 30 a.c Marco Antonio, aquel que moldeaba con sus bíceps el hierro dorado de su armadura (y no viceversa), el que recorrió medio mundo occidental con la cresta roja en la cabeza y el orgullo imperial en los genitales, se suicidaba pensando que su amada Cleopatra había hecho lo propio. Doce días después a lo tonto ella tonto él, la reina diosa se dejaba morder por una víbora o áspid y corría a cruzar el río Estigia descalza y envuelta en lino para reunirse con su amado. Con esta drama político-romántico, el final de la gran República romana tocaba a su fin.

¿Será Mariano nuestro facilitador del final de una época política para olvidar, subirá al estrado del congreso con botas de cuero, rodillas al aire y gesto altivo, y se despedirá llevándose consigo esta otra tragedia?

El 1 de agosto de 1498 Colón culmina su tercer viaje a las Américas y avista por primera vez tierras de lo que será Venezuela al atracar sus barcos en el Orinoco. Ay Venezuela, con sus muchos más y sus no pocos menos.

¿Tendrá algo de influencia lo que haga nuestro presidente más allá de los Pirineos? ¿le tocará los perineos lo que diga a algunos en su despacho berlinés o bruselense?

El 1 de agosto de 1664 la isla haitiana de La Tortuga es ocupada por unos piratas que harán de esta tierra su centro de operaciones en el Mar de las Antillas durante décadas, qué te digo yo y más que eso, cientos de años (creo).

¿Será el speech rajoniano el chupinazo para que los bucaneros se apalanquen en el congreso sin que nada ni nadie, especialmente ninguno de los 165 diputados que no son del PP, hagan algo

El 1 de agosto de 1914 Austria-Hungría declara la guerra a Rusia, y poco después con Serbia de por medio comienza la I Guerra Mundial.

¿Saltará nuestra Constitución por los aires, nuestra estabilidad, la paz social, el mar se teñirá de rojo y vendrán las siete plagas porque comparezca en el parlamento el presidente de un gobierno rodeado de presunta corrupción --que será todo lo presunta que el código civil y penal dictaminen, pero que empieza a tener el tamaño de las gónadas del caballo de Espartero--?

El 1 de agosto de 1936 se inauguran en Berlín las X Olimpiadas de la Era Moderna, en los que el antílope de ébano Jesse Owens ridiculizó al enano saltarín con bigote y demostró en 10,3 segundos (he encontradoel vídeo, impresionante) lo equivocado que estaba el de la esvástica. Lo impensable se convirtió en imbatible en un parpadeo, y la dignidad se hizofotografía.

¿Seremos capaces la ciudadanía y los parlamentarios decentes --que son parte de la primera y sus representantes al mismo tiempo, así son las cosas-- de cortocircuitar la inercia propagandística del discurso previsible tipo “todo lo hice bien, la conspiración se ha comido mis deberes, yo no he sido, la flor de invernadero nos salvará de esta”? ¿Se revolverán Goebbels y sus secuaces en sus tumbas al ver como la verdad hace la fuerza si la reclamamos muchos y muy pegados, se marcará un antes y un después de la infamia en la que se ha convertido nuestro ejecutivo?

¿Haremos que este post quede incompleto a falta de una efeméride más, la que cuente a nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos que el 1 de agosto de 2013 la sociedad española arrinconó a la gran mentira para dejar salir de una vez la verdad que hizo que las cosas empezaran a cambiar?

Te puede interesar

No se me despisten con la maleta, el flotador o la limpieza general de los armarios: en siete días, todos juntos mirando. Pasaré lista.

Postpublicado en el blogPintiparada@pintiparada