04 jul 2020

Ir a contenido

¿Para cuándo la descentralización del Barça?

Joaquim Molins i Sangrà

Como consecuencia de las quejas de socios del Barça por tener que desplazarse en persona a la única Oficina de Atención al Barcelonista (OAB) existente, ubicada en las oficinas del club, para confirmar o regularizar los datos del Censo de Socio, recordé la propuesta que desde 'Un Crit Valent' presentamos en las elecciones del 2003, dónde solicitábamos que el Barça debería abrir delegaciones oficiales para acercar el club a los socios y seguidores en diferentes comarcas y evitar así desplazamientos demasiado largos para pequeñas gestiones.

La idea en sí, dado el inmenso número de seguidores, socios y peñas del Barça existentes en Catalunya, era que el club abriera, en principio, en las capitales catalanas o en ciertas capitales de comarcas, un local oficial con personal del club donde poder funcionar, tramitar y atender como OAB (Oficina de Atención al Barcelonista) y como OAP (Oficina de Atención a las Peñas) a los barcelonistas y peñistas que lo necesitaran.

Y una de las fórmulas para ayudar financiar estos locales oficiales en parte o en su totalidad, sería con los ingresos que generaran la inclusión en el local, de una FCBotiga y vender todo tipo de productos oficiales del Barça.

El Barça de esta manera facilitaría las gestiones y ahorrar tiempo y desplazamientos a decenas de miles de socios y peñistas de comarcas alejadas de Barcelona, y además acercaría el club al territorio.

Era una idea que hoy en día sigue siendo válida y que hubiera facilitado la posibilidad de regularizar los datos del censo de socios, que desde hace ya varios meses ha emprendido la actual junta directiva para conocer exactamente en 2013 la situación real y eliminar sospechas sobre la existencia de bolsas de socios encaminadas sólo a canales comerciales para reventa de entradas tanto sea de partidos de liga o de Champions League, como de finales, que por suerte últimamente hemos jugado muchas.

La última regularización del censo se produjo a lo largo de la temporada 2003-2004, donde por exigencia de la junta directiva presidida por Joan Laporta, se nos obligó a pasar por el club y hacernos la fotografía que desde entonces consta en el carné de socio.

Igual que ahora, la regularización era obligatoria y el plazo para hacerlo también era amplio. Aún así y para obligar a todos los socios a “retratarse”, la validez del carné que se entregó en el mes de diciembre de 2003, era válido sólo hasta marzo de 2004.

Ahora la junta ha ampliado el plazo del 30 de junio hasta octubre, a ver cómo termina.

Post publicado en el portal de opinión 50x7